Registrarse

Un negocio con riesgo: cómo los rescates bancarios fomentan las malas conductas

El Troubled Asset Relief Program (TARP) fue una intervención esencial realizada por el Gobierno de los Estados Unidos como respuesta a la crisis financiera global de 2008. Permitió al Departamento del Tesoro estadounidense comprar hasta 700.000 millones de dólares de activos tóxicos y patrimonio neto (que más adelante se redujo a 431.000 millones de dólares) de las instituciones financieras y esta fue una de las muchas intervenciones sin precedentes que realizó el Gobierno estadounidense en el sector bancario.

La intención de los rescates era reforzar el sector frente a unas pérdidas abrumadoras. Pero una investigación llevada a cabo por los profesores de Esade Luca Del Viva y Eero Kasanen, junto con Anthony Saunders (Stern School of Business, Nueva York) y Lenos Trigeorgis (Universidad de Chipre y el MIT de Boston), revela que más que traducirse en un planteamiento más prudente, el programa de rescates del TARP incrementó la probabilidad de desplazamiento del riesgo en los bancos y de asunción de riesgos por conductas azarosas.

Los autores, que han escrito un artículo en el Journal of Corporate Finance, señalan que sus conclusiones tienen importantes repercusiones políticas acerca del comportamiento azaroso en la banca, y el impacto no deseado que están teniendo los rescates bancarios al fomentar que se juegue a la lotería con los títulos bancarios. En concreto, este artículo presenta una aplicación innovadora de la teoría de la lotería a la asunción del riesgo bancario y al apoyo gubernamental de los rescates.

Reducir pérdidas

Las acciones de la lotería se parecen a los juegos y tradicionalmente tienen pequeñas pérdidas frecuentes (el precio del ticket de lotería) a cambio de unas potenciales ganancias muy elevadas (ganar el premio de la lotería). Esta definición también es aplicable para el sector bancario, en que las garantías y los subsidios del rescate del gobierno pueden operar como una barrera adicional para prevenir pérdidas y obtener rendimientos elevados (ganar la lotería).

Unas pérdidas limitadas y a posibilidad de obtener grandes ganancias son una perspectiva muy atractiva para los inversores especulativos. El resultado, según estos investigadores, es que, en vez de contener un riesgo excesivo, el rescate del TARP ha acentuado el comportamiento de muchos grandes bancos en cuanto a la asunción de riesgos y el desplazamiento del riesgo.

Aunque los rescates del Gobierno tienen como fin limitar la quiebra de los bancos, fomentan la toma de riesgos entre las instituciones financieras

“Las preferencias del inversor minorista por las acciones de tipo “lotería”, combinadas con las preferencias de las instituciones por contener las pérdidas negativas, así como la interacción entre la intervención gubernamental y el desplazamiento del riesgo derivado de la lotería suscita la preocupación de que acaso los programas reguladores de ayuda al rescate son ineficientes”, sostienen.

“Aunque los rescates del Gobierno tienen como fin limitar la quiebra de los bancos, nuestras conclusiones apuntan que fomentan la toma de riesgos entre las instituciones financieras que han sido objeto de rescate. Los títulos bancarios no deben asemejarse a la lotería; si es así, los reguladores deben actuar.”

Un nuevo enfoque

Este estudio es el primero que aporta datos que demuestran el “loterismo” de los bancos y también el primero en analizar el riesgo compartido que se deriva de los rescates bancarios. Estudios previos relevantes sobre el TARP ya observaban que las entidades receptoras de los rescates incurrían en prácticas más arriesgadas tras dichos rescates. Pero el artículo de Del Viva difiere en varios aspectos clave.

En primer lugar, el período de muestra es mucho más amplio (de 1980 a 2014) y analiza el impacto sobre el desempeño a largo plazo. Y, a diferencia del trabajo previo de Duchin y Sosyura, que excluían a los grandes bancos, estudian concretamente el comportamiento de “lotería” de los 22 bancos más grandes que se sometieron a los tests de estrés de la Reserva Federal. También hacen el seguimiento de los rendimientos a largo plazo de las acciones “de lotería” y de las que no siguen planteamientos tan arriesgados.

Este estudio es el primero en analizar el riesgo compartido que se deriva de los rescates bancarios

A diferencia de la literatura anterior, Del Viva et al se centran en las medidas de “extreme tail” –también conocidas como distribución leptocúrtica, eso es, cuando los resultados extremos se producen con más frecuencia de la esperada, de modo que el gráfico resultante tiene una “cola” amplia o plana. Finalmente, proporcionan un fundamento económico y datos que evidencian unos mayores retornos a largo plazo para las instituciones bancarias protegidas, que tienen las características propias de las acciones “de lotería” –al revés del patrón de retornos más bajos a corto plazo, asociado con las acciones de lotería.

“Este artículo adopta un nuevo enfoque en el análisis del ‘loterismo’ de las acciones de los bancos”, explican. “Nuestras conclusiones sobre el mayor ‘loterismo’ tras el rescate del TARP son robustas aplicando todos las métodos econométricos y mediciones de ‘loterismo’, y se muestran firmes y consistentes. El enfoque que se adopta con respecto a la toma de riesgos de ‘lotería’ y los nuevos patrones de medición que se aplican al contexto de los títulos bancarios son diferentes de los que ha seguido la literatura existente sobre el TARP o la literatura sobre las acciones no financieras de ‘lotería’.”

Soluciones e investigaciones futuras

Las posibles soluciones que pueden adoptar los reguladores –señalan– pasan por realizar un mayor número de auditorías a los bancos rescatados, dictar órdenes de cese y desistimiento, establecer los límites de las inversiones de riesgo o gravar a los tenedores de las acciones de los bancos si obtienen unas plusvalías excesivas tras el rescate.

“De estas medidas, la más preferible sería una mayor exigencia de capital, porque entraría dentro del ámbito regulatorio y no interferiría en la fiscalidad o en las operaciones bancarias”, prosiguen. “Desde una perspectiva ex ante, los reguladores pueden mejorar los tests de estrés que examinan la posición patrimonial de los bancos e incluir en ellos los efectos de los incrementos de resultados como resultado del ‘loterismo’ en el mercado bancario y en los valores contables dentro de un año, dos y tres.”

bank-reputation
Contenido relacionado: Las redes sociales no pueden salvar la reputación corporativa

Estas medidas serían un incentivo para que los bancos no vieran los rescates como un beneficio indebido, pues estas restricciones serían el palo para la zanahoria del rescate. “Nuestro estudio puede resultar útil a la hora de proporcionar a los reguladores nuevas herramientas y puntos de vista, así como nuevos indicios sobre el riesgo, para ayudar a identificar y hacer el seguimiento del comportamiento persistente de desplazamiento del riesgo bancario como consecuencia de las garantías del rescate y del ‘loterismo’ de los bancos”, explican los autores.

Las futuras investigaciones –concluyen– podrían dedicarse a analizar el valor umbral a partir del cual debería establecerse un colchón financiero para reducir la probabilidad de quiebra.

“Ello podría hacerse analizando las quiebras pasadas de grandes bancos y examinando hasta qué punto su nivel de ‘loterismo’ resultó un factor predictor de la quiebra, después controlar otros elementos de medición contable, como los préstamos incobrables, así como el grado de ‘loterismo’ de los modelos de predicción de las quiebras bancarias, y examinar en qué medida podían explicar la quiebra.”

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.