Registrarse

Innovando en salud: Cómo Sant Joan de Déu ha ido más allá de la investigación

Cuando hablamos de innovaciones médicas, los conceptos que suelen venirnos a la mente son avances médicos utilizando las últimas tecnologías, tratamientos innovadores fruto de las últimas investigaciones o las nuevas tendencias en medicina como resultado de los últimos estudios académicos. Serán más bien pocas las personas que pensarán en conceptos tales como mejorar la satisfacción del paciente o su adhesión al tratamiento, o acompañarlo para que lleve un estilo de vida más saludable.

Todos estos conceptos, tanto los primeros como los segundos, son protagonistas del caso SJD Barcelona Children’s Hospital’s Journey to Innovation, elaborado por los profesores de Esade Marcel Planellas y Manel Peiró, junto con Suzanne Jenkins, investigadora del Esade Entrepreneurship Institute (EEI), y que ha publicado la casoteca de Harvard Business Publishing

A partir de las conversaciones y experiencias del Dr. Manuel del Castillo, director gerente del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, y el Dr. Jaume Pérez Payarols, director de Innovación e Investigación del centro, el caso narra el proceso de transformar la estructura y la cultura del hospital para convertirlo en un referente internacional e incrementar su grado de innovación con el fin de mejorar la atención de todos sus pacientes.

Realizando un seguimiento a lo largo de los últimos diez años, los autores identifican elementos esenciales de la estrategia de cambio: cómo el SJD Hospital logró introducir la innovación como un nuevo concepto y una nueva práctica entre el personal del centro que le permitió alcanzar los objetivos marcados.

Internacionalización y prestigio

Hasta la creación del SJD Barcelona Children’s Hospital, no era habitual que el Hospital Sant Joan de Déu estuviera presente en el mercado sanitario mundial de pacientes que se desplazaban a otras ciudades o a otros países para recibir un tipo específico de atención médica (como cirugías, tratamientos o rehabilitación).

Los pacientes con este perfil, en su inmensa mayoría de carácter privado, acuden al centro médico de referencia en una especialidad determinada para tratarse, normalmente en busca de los mejores profesionales o de los tratamientos más innovadores.

“Posicionarse en ese ámbito era crucial para aumentar los ingresos y, para lograrlo, la recomendación de los profesionales sanitarios y de los pacientes, así como la reputación que tenía el centro entre estos dos colectivos, jugaban un papel decisivo”, señalan los autores del caso.

Así pues, fue muy importante atraer a profesionales con talento y fidelizarlos, mediante una nueva cultura de la innovación construida casi des de cero y en plena crisis económica, con unos recursos muy escasos y en medio de numerosos recortes.

Una nueva cultura de la innovación

La cultura de los hospitales está orientada tradicionalmente a la investigación, pero no a la innovación. Consciente de ello, el Departamento de Investigación e Innovación del Hospital, creado en 2008, se propuso instaurar una nueva cultura en que los profesionales pudieran compartir, explorar y desarrollar las ideas que tenían y transformarlas en nuevas soluciones viables.

“Tenía la sensación de que en el Hospital había talento escondido, que se estaba perdiendo talento. Había personas que tenían ideas, y había que escucharlas”, explica Pérez Payarols, que había sido director médico, en referencia a iniciativas que iban en la línea adecuada pero que, por la cultura del centro, no acababan de cristalizar ni de dar sus frutos.

La cultura de los hospitales está orientada tradicionalmente a la investigación, pero no a la innovación

El Departamento de Innovación e Investigación optó por implicar a los profesionales del Hospital en proyectos y equipos de innovación, que se definían siguiendo un proceso de abajo arriba. “Cualquier profesional sanitario, aunque fuera júnior, podía proponer ideas directamente, sin que tuvieran que pasar antes por su supervisor, con lo cual se rompía la jerarquía tradicional y se lograba la implicación de los pacientes y de sus familias desde el principio”, explican los autores, que apuntan que este sistema suponía un cambio importante en la dinámica y en la cultura del Hospital, al tiempo que la participación de los pacientes y de sus familiares permitía que las soluciones fueran más respetuosas y sensibles a sus necesidades.

Los resultados tangibles del Departamento de Innovación se concretaron, en 2018, en cuatro nuevas empresas (3 spin-offs y 1 start-up), la aprobación de 36 de las 48 patentes solicitadas, el análisis en profundidad de 180 posibles proyectos, 56 proyectos activos, 4 nuevos modelos de utilidad y 8 licencias.

Proyectos de futuro

El elemento de reflexión final del caso es cómo debe afrontarse el futuro de la innovación en el Hospital, al tiempo que ofrece pistas sobre las tendencias de futuro en materia de salud y sobre las líneas más relevantes para Sant Joan de Déu. Del Castillo y Pérez Payarols consideran estratégicos los tres proyectos siguientes: el Hospital líquido, la impresión 3D para la cirugía y el desarrollo de nuevos modelos de negocio.

Hospital líquido

Siguiendo la línea de innovación abierta en torno a la sanidad digital, que desde 2011 se ha convertido en uno de los objetivos estratégicos del centro, se propone ir más allá y no limitarse solo a digitalizar la atención sanitaria. Según Pérez Payarols: “Hemos pasado de un modelo paternalista a un modelo participativo, y nuestro futuro se encuentra en un modelo colaborativo.”

Impresión 3D para la cirugía

Las experiencias pioneras de Sant Joan de Déu con la impresión 3D han confirmado lo que los estudios ya habían anticipado: si bien el uso de la impresión 3D incrementa el tiempo prequirúrgico, reduce la duración total de la cirugía, mejora la seguridad y rebaja los gastos generales.

Nuevos modelos de negocio

El reto de diseñar soluciones totalmente nuevas para problemas complejos que afectan todos los departamentos del hospital llega a cuestionar el modelo de negocio tradicional de pago por los servicios prestados. El objetivo es analizar la atención sanitaria basada en valores, un modelo de prestación en que el pago se base en los resultados de la salud. Por ejemplo, en vez de enseñar a los pacientes diagnosticados con diabetes que tratamiento han de seguir con la insulina, empoderarlos para que puedan regularse la insulina a través de la medicación, la dieta y el ejercicio, y así reducir su estancia en el hospital, mejorar sus resultados en el caso de los niños y ahorrar dinero al sistema sanitario.

Todas estas innovaciones están alineadas con la misión del SJD Barcelona Children’s Hospital de curar y también cuidar a los pacientes y a sus familiares.

La presentación del caso se realizó en un acto en EsadeForum que puede visualizar a través de este enlace.

 

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.