Reconstruir mejor: un modelo integral de liderazgo

El poder del liderazgo empresarial sostenible y el intraemprendimiento social

Por David Grayson & Sonia Ruiz

La crisis de la Covid-19 ha puesto en evidencia las vulnerabilidades y las fragilidades de la globalización. También ha demostrado que, en un mundo con retos sistémicos complejos e interrelacionados, todo está interconectado y las consecuencias pueden ser exponenciales y disruptivas para todos.

La pandemia está acelerando el debate existente sobre las limitaciones y las deficiencias del capitalismo de accionistas, en que las empresas se dedican a maximizar el rendimiento financiero a corto plazo y a lograr la "eficiencia" a toda costa. Frente a él, el concepto de "capitalismo de stakeholders", que consiste en crear valor compartido para todas las partes interesadas de la empresa (empleados, clientes, proveedores, comunidades y accionistas) empezó a ganar terreno antes de la crisis actual.

El "business as usual" y el liderazgo empresarial tradicional ya no servirán en la reconstrucción de la economía tras la crisis

La Declaración sobre el Propósito de una Empresa, publicada por la Business Roundtable en agosto de 2019; el Manifiesto de Davos del Foro Económico Mundial de este año, y las cartas anuales de Larry Fink, consejero delegado de BlackRock, en que defiende que el propósito social de la empresa, los criterios ESG y las estrategias sobre el riesgo climático son “el motor de la rentabilidad a largo plazo", son ejemplos que ilustran un cambio profundo de mentalidad [1].

En los últimos años, ha ido aumentando la presión sobre la ética y la gobernanza corporativa, así como el control sobre los impactos sociales, medioambientales y económicos de las empresas en toda su cadena de valor. Un mayor activismo por parte de los empleados y el incremento de la inversión de impacto, los criterios ESG, así como la aparición de clientes más conscientes y exigentes, son signos claros de que la sociedad espera que las empresas cambien.

La resiliencia empresarial y el liderazgo sostenible integral

El contrato social ha cambiado. Las expectativas sobre el papel de las empresas en la reconstrucción de la economía tras la crisis serán mayores que antes. El "business as usual" ya no servirá, como tampoco funcionará el liderazgo empresarial tradicional.

Los nuevos retos precisarán de líderes audaces, con principios, que tomen decisiones tras escuchar e interaccionar con los principales stakeholders, que pongan a prueba sus valores y su propósito, y refuercen su compromiso con la sostenibilidad como elemento facilitador del crecimiento futuro y la rentabilidad a largo plazo.

Estos líderes abordarán los desafíos sociales y medioambientales creando oportunidades de regeneración para reconstruir mejor y estarán en mejores condiciones de abordar las inevitables disrupciones futuras. Como señaló en otra ocasión uno de los autores de este artículo (David), junto con Chris Coulter y Mark Lee, las empresas necesitan adoptar un modelo de liderazgo basado en la sostenibilidad integral [2].

Modelo de liderazgo integral (All In leadership framework)

All In leadership
Fuente: All InThe future of business leadership

Las empresas que quieran sobrevivir y prosperar en esta nueva normalidad forjarán una resiliencia organizativa expresando claramente su propósito y reconsiderando su papel en la sociedad. Esta declaración de su propósito social será una auténtica e inspiradora declaración práctica de la razón de ser de su existencia. Forjarán una cultura sólida y sostenible, que realmente implique y empodere a sus empleados, poniendo énfasis en la innovación como factor impulsor de la sostenibilidad y viceversa. Serán empresas abiertas, transparentes, éticas y responsables de sus impactos.

Transformando los retos globales en oportunidades de negocio y de innovación, estas empresas obtendrán una ventaja competitiva y crearán productos, servicios y modelos de negocio con un impacto social y medioambiental positivo. Ello requerirá un plan integral (estrategia) para la sostenibilidad, que cubra todos los aspectos del negocio y de la cadena de valor y que, con el tiempo, se convierta en la estrategia global de la empresa.

Las empresas que quieran sobrevivir y prosperar en esta nueva normalidad forjarán una resiliencia organizativa

Este proceso de transformación también requerirá una determinada mentalidad y un conjunto de habilidades que faciliten la colaboración y la capacidad para trabajar con una gran diversidad de actores como, por ejemplo, otras empresas, ONG, gobiernos, agencias de desarrollo internacionales e instituciones académicas. También implicará, cada vez más, llevar a cabo acciones de defensa: hablar claro y a favor de la justicia social y del desarrollo sostenible.

Alinearse con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y con los objetivos del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático; integrar los criterios ESG dentro de los instrumentos básicos de la empresa para crear valor y medirlo; fijarse unos objetivos basados en criterios científicos sobre el clima y la biodiversidad, y ofrecer oportunidades de desarrollo de modelos de negocio circulares, colaborativos e inclusivos: estas serán algunas de las vías que van a permitir garantizar que la respuesta a la Covid-19 incorpora las dimensiones medioambiental y social, además de la económica. Y ayudarán a las empresas no solo a estar mejor preparadas ante disrupciones futuras, sino también a seguir siendo competitivas a largo plazo.

Tener un fuerte sentido de su propósito, un plan y una gobernanza claros, así como unos fines sociales y medioambientales establecidos, ha ayudado a las empresas a tomar decisiones rápidamente y con determinación en esta crisis. Las empresas con una cultura sólida, un sentimiento claro de identidad y unos valores compartidos han permitido que sus empleados asumieran roles de mayor liderazgo; así como identificar, crear y hallar soluciones colaborativas, alineadas con el núcleo del negocio.

Social intrapreneurs
Los intraemprendedores sociales podrían ser una fuerza básica para reconstruir mejor una economía más inclusiva, sostenible y responsable (Foto: Nam Nguyen/Twenty20)

La colaboración también resultará una pieza clave para reconstruir mejor, puesto que la confianza y unas relaciones más estrechas con los stakeholders se convertirán en elementos esenciales para anticipar las necesidades futuras y potenciar los ecosistemas innovadores.

Finalmente, cuando las empresas tienen claro qué defienden (advocacy), el talento florece: en esta crisis han aparecido nuevos líderes inesperados, que han dado un paso al frente prescindiendo de su lugar en el organigrama, asumiendo responsabilidades y actuando en momentos muy críticos. Ello es una muestra de que, cuando la cultura es adecuada, los empleados pueden convertirse en una fuerza para el cambio social y la innovación.

El rol de los intraemprendedores sociales como agentes del cambio y de la transformación de la empresa

Si bien los empleados pueden ser una fuente muy rica de innovación, no siempre se les da voz en las empresas, debido a las jerarquías piramidales, a la falta de incentivos o de presupuesto e, incluso, a la inexistencia de un ámbito que permita desarrollar ideas alternativas.

Los intraemprendedores sociales podrían ser una fuerza básica para reconstruir mejor una economía más inclusiva, sostenible y responsable, y para hacer realidad el capitalismo de stakeholders. Son "personas innovadoras dentro de las empresas, que imaginan nuevos productos, servicios, modelos de negocio y prácticas que generan valor para la empresa y tienen un impacto social o medioambiental positivo" [3].

Los intraemprendedores sociales aportan una nueva perspectiva en la reformulación del negocio y la medición del éxito, y saben ayudar a crear resiliencia en las empresas porque, para empezar, ellos mismos ya son resilientes. Los intraemprendedores sociales "aprovechan el potencial de las grandes empresas para crear nuevas soluciones empresariales que permitan abordar los problemas sociales"; hacen que los cambios resulten visibles y tangibles, y ofrecen alternativas al "business as usual" mucho antes y a mayor escala que cualquier emprendedor social al uso [4].

Los intraemprendedores sociales ven oportunidades para crear valor social y medioambiental donde otros solo ven riesgos y amenazas

Los intraemprendedores sociales ven oportunidades para crear valor social y medioambiental donde otros solo ven riesgos y amenazas, y utilizan las plataformas empresariales para identificar y desarrollar soluciones con creatividad y proactividad, construyendo redes de colaboración dentro y fuera de la empresa. Saben escuchar a los stakeholders, comunicar e inspirar el cambio, poner en tela de juicio las normas establecidas e impulsar a sus equipos a pensar y trabajar fuera de los cauces habituales. Son los "soñadores ejecutores", que ponen en práctica sus propósitos, pero necesitan un liderazgo que les dé "espacio" y esté dispuesto a ello.

Según un estudio reciente, titulado Business as unusual [5], el intraemprendimiento social mejora el propósito social de cinco maneras distintas:

  1. Mejora la implicación de los empleados, la satisfacción laboral, las competencias de los trabajadores y la atracción y retención del talento (especialmente para los millennials, que buscan un propósito y mayor sentido a su trabajo).
  2. Lleva a un cambio de mentalidad y de cultura, o impulsa la transformación de la empresa.
  3. Fomenta la innovación empresarial.
  4. Llega a nuevos mercados y a nuevos clientes.
  5. Mejora el valor de la marca corporativa.

Transformar el negocio en una fuerza para lograr un cambio positivo va a requerir una nueva forma de crear resiliencia en las organizaciones y una concepción del liderazgo sostenible basada en todos sus atributos. Este cambio de mentalidad contribuirá a hacer aflorar el intraemprendimiento social. De este modo, las empresas no solo estarán más adaptadas para cumplir su propósito, sino que además estarán en mejores condiciones para atraer y retener al mejor talento e impulsar colaboraciones más adecuadas para forjar un futuro mejor.

Referencias

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.