Registrarse

¿Qué pueden aprender los emprendedores de los investigadores en física de partículas?

El Gran Colisionador de Hadrones del CERN, la Organización Europea para la Investigación Nuclear y una de las mayores infraestructuras científicas del mundo, lleva muchos años buscando respuestas a las cuestiones más complejas que plantea la investigación en física. La creación de átomos de antihidrógeno y la confirmación de la existencia del bosón de Higgs son algunos de los logros más famosos de sus investigadores.

Este tipo de investigaciones, que buscan respuestas que nadie antes ha obtenido, requieren grandes dosis de creatividad y de innovación, y en esta faceta los equipos del CERN son unos expertos. Pero ¿es posible aplicar esta mentalidad creativa y la innovación científica para resolver algunos de los problemas más acuciantes a que se enfrenta la humanidad, como el cambio climático o la pandemia de la covid-19?

La respuesta es sí, gracias a las decenas de estudiantes de Esade, del IED Barcelona y de la UPC, en representación de hasta 19 nacionalidades distintas, que cada año visitan el CERN en Ginebra para participar en la Challenge-Based Innovation (CBI). Se trata de un programa organizado por @IdeaSquare y el Departamento de Innovación del CERN que tiene por objetivo animar a equipos multidisciplinarios de estudiantes a colaborar con investigadores y profesores de distintas instituciones en la búsqueda de nuevas soluciones para el futuro de la humanidad.

La idea del proyecto es animar a los estudiantes a innovar y a aprender de los investigadores del CERN, suscitando en ellos una actitud creativa y confianza por “abordar los verdaderos desafíos de la sociedad” al tiempo que adquieren habilidades emprendedoras, como señala Kyriaki Papageorgiou, responsable académica del CBI en 2020 y directora de investigación del Fusion Point de Esade.

Entrepreneurs at CERN
El proyecto anima a los estudiantes a innovar y a aprender de los investigadores del CERN (Foto: Esade)

Estas habilidades, como trabajar en un equipo multidisciplinario, desarrollar el pensamiento crítico y adquirir prácticas para convertir las ideas en realidades elaborando prototipos y haciendo ensayos, son esenciales para los estudiantes. Vivir estas experiencias de primera mano les permite aprender mientras desarrollan sus proyectos, que pueden transformarse en iniciativas de innovación, en start-ups o simplemente en excepcionales itinerarios de aprendizaje.

“Era evidente que en la edición de 2020 teníamos que abordar los desafíos palpables que la covid-19 ha planteado o precipitado, ¡que son muchos y muy variables!”, explica Papageorgiou. “En un intento por mejorar las propuestas de innovación de los estudiantes, teniendo en cuenta el entorno global tan precario e inusual debido a la covid-19 en que se desarrollaría el curso, pensamos que sería mejor (¡y más interesante!) seleccionar aquellos desafíos que nuestros estudiantes pudieran relacionar a nivel personal”.

El CBI 2020 presentó a los participantes cuatro desafíos relacionados con experiencias del día a día: cómo trabajamos y cómo aprendemos hoy, cómo recorremos nuestras ciudades y cuánta información (o infodemia) tenemos a nuestra disposición sobre la pandemia.

Como los desafíos que se plantearon a los estudiantes los vivieron personalmente y los sintieron en su propia piel, los resultados de esta 7ª edición son más tangibles y próximos al mercado que en ediciones anteriores. La audiencia valoró tanto la calidad tecnológica, de diseño y empresarial como elpotencial impacto de los proyectos en las presentaciones finales, en que se mostraron proyectos tales como sustituir los grandes vagones del metro o del tranvía por cápsulas de conducción autónoma y ofrecer una solución semiautónoma de micromovilidad para las personas mayores de 65 años en el área de la movilidad urbana.

CERN Atlas project
Contenido relacionado: Apostar por lo desconocido facilita la toma de decisiones

Los grupos de estudiantes dedicados a analizar los empleos del futuro desarrollaron un sistema para medir la motivación en las presentaciones de las empresas, en las clases y en las videoconferencias, y una app para ayudar a los empleados a mantener la vinculación con sus empresas y a los equipos híbridos que trabajaban desde casa a mantenerse motivados. Por su parte, los equipos dedicados a los temas de educación y aprendizaje propusieron un programa que incorporaba el vídeo a las llamadas para facilitar la comunicación con las personas autistas y crearon un asistente inteligente de clase para dar respuesta a la necesidad de disponer de un nuevo sistema, más efectivo, para fomentar el autoaprendizaje basado en proyectos.

Finalmente, los equipos dedicados a abordar el tema de las fake news y la desinformación presentaron un plug-in que permitía confirmar los contenidos de los posts publicados en las redes sociales, basándose en la interacción entre los usuarios, y un videojuego para los niños de 8 a 12 años, con el fin de alertarles sobre la importancia de confirmar las informaciones para evitar las noticias falsas.

“El desafío actual es lograr que los estudiantes sean conscientes de todo el potencial de sus acciones”, señala Papageorgiou, que recuerda que algunos de los proyectos desarrollados en ediciones anteriores del CBI se siguieron desplegando tras la conclusión del reto, como un proyecto de desarrollo de un sistema de navegación para bicicletas de alquiler que proponía rutas alternativas en función de la contaminación urbana, utilizando modelos de datos sobre la polución, y que aún se sigue desarrollando en el Barcelona Supercomputing Center.

Las investigaciones del CERN han aportado numerosas respuestas a la humanidad y algunas de sus innovaciones han cambiado el mundo, como los protocolos World Wide Web, que dieron origen a Internet tal como la conocemos hoy. Todos estos avances han sido fruto de la creatividad y del emprendimiento, dos habilidades que deben transferirse a las generaciones futuras para que tengan la oportunidad de contribuir a mejorar el mundo.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.