Registrarse

El mecanismo del caballo de Troya contra la segregación de género

Esade Entrepreneurship Institute

Contratar a personas a través de redes de contactos se ha percibido, durante mucho tiempo, como un factor que contribuía a la segregación étnica y de género en las organizaciones. Pero un estudio realizado por el profesor de Esade François Collet y sus coautores Martin Arvidsson y Peter Hedström de la Universidad de Linköping revela precisamente lo contrario.

En su investigación, publicada en la revista Science Advances, los autores han identificado un fenómeno hasta ahora desconocido: el mecanismo del caballo de Troya, que muestra cómo las redes de contactos pueden ayudar a aumentar la diversidad en los procesos de selección.

Los resultados de su investigación, según los autores, ofrecen conclusiones relevantes que podrían tener impacto en el impulso de políticas sociales.

La investigación, basada en un análisis de datos de todas las personas y centros de trabajo de Estocolmo, identifica los patrones de movilidad de los trabajadores a lo largo de 17 años. "Nuestros resultados demuestran que el mecanismo del caballo de Troya contribuye a reducir la segregación del mercado laboral", afirma Collet.

El rol de los contactos en el mercado laboral

"Las redes de contactos informales juegan un papel muy importante en el mercado laboral porque los reclutadores las utilizan para hallar a profesionales altamente cualificados", explica Collet. "Sin embargo, las redes también pueden acentuar las segregaciones étnicas y de género, debido a que las personas tendemos a buscar a otras personas que compartan nuestras propias características".

El mecanismo del caballo de Troya muestra que contratar a personas a través de redes de contactos contribuye a reducir la segregación en el mercado laboral en vez de potenciarla

Las conclusiones del estudio ponen en tela de juicio la idea de que las redes informales contribuyen a potenciar la segregación en el mercado laboral. "Las investigaciones anteriores sobre segregación en el mercado laboral ignoraban que cuando una persona pertenece a una minoría dentro de un grupo, el número de contactos dentro de esa misma categoría es muy reducido. El mecanismo del caballo de Troya muestra que contratar a personas a través de redes de contactos contribuye a reducir la segregación en el mercado laboral en vez de potenciarla", afirma Collet.

El mecanismo del caballo de Troya

¿Cómo funciona el mecanismo del caballo de Troya? Según los autores, se trata de una secuencia de eventos interrelacionados a través de los cuales la movilidad de un miembro de un grupo minoritario desencadena una serie de movimientos en la misma línea por parte de los miembros del grupo mayoritario.

Para ilustrar este mecanismo, Collet proporciona un ejemplo basado en el género y redes de contactos entre dos organizaciones. "Imaginemos que la organización B emplea a un gran número de hombres. Supongamos que la organización B recluta a un hombre de la organización A, que emplea a un gran número de mujeres. Este movimiento de A a B contribuye a segregar el mercado de trabajo".

La entrada de un empleado varón abre la puerta a la entrada de empleadas mujeres, con lo cual se modifica la composición de género de la organización de forma inesperada

Sin embargo, según los autores, este movimiento también contribuye a desencadenar otros eventos de movilidad que contrarrestan los efectos de segregación del movimiento inicial. "Los empleados de la organización A podrían tener acceso a oportunidades laborales de la organización B a través de sus antiguos compañeros de trabajo. Esta situación incrementa las posibilidades de que los empleados de la organización A se vayan a la organización B. Y precisamente porque la organización A tiene un número muy elevado de mujeres trabajadoras, es altamente probable que los trabajadores que se incorporen a la organización B sean mujeres".

“Esta es la razón por la cual denominamos este mecanismo como 'el caballo de Troya'. Porque, al igual que los soldados del caballo de Troya, la entrada de un empleado varón abre la puerta a la entrada de empleadas mujeres, con lo cual se modifica la composición de género de la organización de forma inesperada".

Repercusiones en los procesos de selección

Los resultados de este estudio ofrecen conclusiones relevantes para reclutadores, departamentos de recursos humanos y asociaciones profesionales.

En primer lugar, como señala Collet, las conclusiones revelan que los reclutadores deberían prestar atención a la composición étnica y de género de las organizaciones de las cuales reclutan a nuevos candidatos.

Los reclutadores deberían preguntarse si los candidatos elegidos provienen de organizaciones donde se fomenta la diversidad o se emplea a trabajadores de grupos minoritarios. "Nuestro estudio demuestra que, si se recluta de organizaciones que emplean a muchos trabajadores de grupos minoritarios, las redes se convierten en canales naturales donde se puede reclutar a empleados de alta calidad pertenecientes a grupos minoritarios".

Los resultados también tienen importantes repercusiones para la política social, según los autores del estudio, ya que pueden ayudar a entender los mecanismos a través de los cuales las sociedades se segregan conforme a criterios socioeconómicos y culturales.


Foto: Ming-yen Hsu/Flickr

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.