Las necesidades de financiación de las empresas sociales

Guillermo Casasnovas

En 2019, SpainNAB -el Consejo Asesor Nacional para la Inversión de Impacto, del cual el Esade Center for Social Impact es el socio académico– elaboró un informe titulado Hacia una economía de impacto,que incluía una llamada concreta a entender y a profundizar en las necesidades de financiación de las empresas sociales en España. A raíz de ello, decidimos unirnos a la Open Value Foundation para impulsar dicho estudio y contribuir así a fortalecer el ecosistema de la inversión de impacto y el emprendimiento social en España.

Diversidad de empresas sociales

La primera conclusión es que existe una gran diversidad de empresas sociales –nosotros hablamos de las “dos almas” del emprendimiento social en España. Estas diferentes maneras de impulsar y gestionar las empresas sociales responden a las necesidades de captación de recursos de cada modelo de negocio, a las motivaciones de su equipo fundador, a la imagen que se quiere dar ante los distintos grupos de interés y al tipo de reto o sector en que se quiere generar impacto.

La primera estrategia es la que adoptan las empresas que suelen optar por una forma jurídica sin ánimo de lucro: son de ámbito más local, tienen mayor dependencia del sector público y se orientan intrínsecamente al impacto. La segunda es la que adoptan normalmente las empresas constituidas con ánimo de lucro: tienen productos de mayor base tecnológica, intentan crecer a escala global y buscan financiación en forma de capital.

Aunque ambas estrategias pueden tener modelos de negocio sostenibles, las empresas del segundo grupo suelen presentar mayor potencial de escalabilidad y de rentabilidad. De todas maneras, cabe destacar que existen proyectos que no encajan exactamente en ninguno de los dos grupos anteriores y, a menudo, buscan estructuras híbridas.

Necesidades específicas de financiación

La segunda conclusión es que las empresas sociales tienen unas necesidades específicas de financiación que no siempre pueden satisfacer con la oferta actual. Esta dificultad viene dada por dos motivos: la falta de fuentes de financiación en las primeras etapas de desarrollo y la falta de financiación específica para los proyectos con impacto social.

Es importante hallar maneras de cubrir estas dos necesidades, probablemente con estructuras de financiación híbrida, en que el capital público o privado puede actuar como catalizador de otras inversiones de impacto. Además, es esencial entender las necesidades específicas de los dos tipos de empresa social señalados, pues deben tenerse en cuenta a la hora de diseñar las nuevas herramientas de financiación para este sector.

La financiación de impacto de las empresas sociales en sus etapas iniciales puede adoptar el formato de la venture philanthropy (una financiación que puede ser a fondo perdido o en forma de deuda o inversión, pero con una rentabilidad menor o más a largo plazo, complementada con un apoyo no financiero) o de la inversión de impacto (normalmente, con unas mayores expectativas de retorno financiero, similares o iguales a las de mercado), que en España todavía está poco desarrollada. Para las etapas más maduras, es importante complementar los instrumentos actuales de la banca ética y de los fondos de impacto para cubrir las necesidades de los distintos tipos de empresa social.

Un ecosistema de empresas sociales

La tercera conclusión se centra en la necesidad de construir un ecosistema sólido alrededor de las empresas sociales. Por un lado, las administraciones públicas pueden contribuir a la sostenibilidad de las empresas sociales incluyendo cláusulas de impacto social en los concursos para contratar bienes y servicios e impulsando los contratos de impacto social (CIS).

Por otro lado, el apoyo no financiero que reciben las empresas sociales en sus etapas iniciales es muy importante para su crecimiento y consolidación, de modo que deben buscarse maneras para que los distintos intermediarios puedan ofrecer estos apoyos de manera sostenible.

Finalmente, los financiadores pueden contribuir a que la medición del impacto sea más sofisticada entre las empresas sociales, exigiendo unos niveles de medición cada vez más avanzados, al tiempo que les ofrecen su apoyo financiero y no financiero.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.