¿Las iniciativas 'multi-stakeholder' son adecuadas para abordar los grandes desafíos?

Esther Hennchen

Fotografia: Friends of the Earth Netherlands

Se espera de las iniciativas multi-stakeholder (IMS) que aborden los grandes desafíos (GD) de la sociedad, como la pobreza y que sus miembros se responsabilicen de sus prácticas. Sin embargo, conocemos muy poco acerca de los procesos reales de las IMS en cuanto a la responsabilización de las empresas que participan en ellas. Y, paradójicamente, una empresa pionera en responsabilidad social corporativa ha tenido que hacer frente a numerosas demandas judiciales en que las comunidades afectadas intentan que rinda cuentas por las malas prácticas en que ha incurrido y que impulsan los grandes desafíos del delta del Níger.

Esta paradoja plantea una pregunta esencial: ¿Cómo pueden organizarse efectivamente los stakeholders que participan en las IMS para garantizar unos procesos responsables?

En nuestro artículo, abordamos esta cuestión centrándonos en la relación entre una empresa y un foro de rendición de cuentas de stakeholders afectados y organizaciones no gubernamentales (ONG) (colaboradoras y con intereses contrapuestos) integrantes de una IMS. Analizamos las tensiones que el foro percibe en las relaciones de rendición de cuentas de la IMS y los criterios necesarios para satisfacer las demandas de responsabilización del foro.

Hemos optado por examinar el caso de Shell en Nigeria, por la relevancia y la gravedad de sus GD, el impacto positivo y negativo observado en el compromiso de Shell con las IMS y el acceso privilegiado que hemos tenido a las ONG que operan en Nigeria. Nos hemos centrado en dos IMS creadas por la filial de Shell en Nigeria, la Shell Petroleum Development Company. Hemos llevado a cabo un estudio inductivo con el fin de analizar las tensiones que el foro percibía en las relaciones de rendición de cuentas, y los criterios y elementos constitutivos de cada fase del proceso de participación para la rendición de cuentas efectiva de Shell.

La tensión actual entre los stakeholders afectados y la empresa están esencialmente las relaciones de rendición de cuentas en las IMS

Proponemos un modelo con una dimensión temporal, relacional y comunicativa para las IMS en los países en vías de desarrollo. Nuestro argumento teórico es que el hecho de tomar en consideración los criterios de rendición de cuentas durante las fases de facilitación, diálogo y evaluación permite a los stakeholders afectados validar y ajustar sus legítimas reivindicaciones con sus propias expectativas, y así poder gestionar las IMS de un modo más efectivo. Al centrarnos en la rendición de cuentas, ofrecemos una perspectiva innovadora al análisis de la efectividad de las IMS que abordan GD.

Nuestro modelo amplía la teoría actual añadiendo una dimensión temporal a la concepción de la gestión de una IMS como un proceso interactivo ampliado. Va más allá de unos criterios aislados y estáticos, basados en unos inputs y unos outputs, y muestra cómo pueden superarse el desafío de la rendición de cuentas en el proceso de facilitación, diálogo y evaluación. Analizando la interacción multi-stakeholder en la práctica entre los polos visibles de los inputs y los outputs, ofrecemos una ventana al proceso de implementación simbólica que proporciona una visión de nuestra principal preocupación: cómo se implican las multinacionales en las IMS, sin lograr resultados sociales a la hora de abordar los GD.

Nuestro estudio ofrece una visión pragmática y matizada de la implicación en las IMS, que incorpora algunos elementos críticos (las relaciones de poder, la independencia y el hecho de no lograr los resultados esperados), proporciona una visión más optimista (una mayor adopción de las prácticas de RSE en las IMS), aunque señala algunas limitaciones para que las IMS pudieran ser más efectivas. Señalamos que en la tensión actual entre los stakeholders afectados y la empresa están esencialmente las relaciones de rendición de cuentas en las IMS.

Es esencial fomentar la independencia y la capacidad crítica de las ONG y seleccionar auténticos líderes o representantes de la comunidad como miembros de las IMS

La dimensión relacional hace hincapié en la importancia de las expectativas y de las relaciones sociales. Si bien nuestras conclusiones confirman la necesidad de colaborar con las ONG, nuestro estudio cuestiona la asunción de que todas las ONG actúen a favor del bien común. Mostramos que las ONG seleccionadas por la empresa no son representativas, porque su relación con esta compromete su autonomía y fomenta la cooptación. Es esencial fomentar la independencia y la capacidad crítica de las ONG y seleccionar auténticos líderes o representantes de la comunidad como miembros de las IMS.

Además, nuestras conclusiones confirman el papel esencial que supone implicar a stakeholders con poco poder, como las comunidades afectadas, porque sus expectativas son básicas para todo el proceso de rendición de cuentas. También subrayamos la importancia de informar y conectar los procesos de rendición de cuentas con las expectativas de las comunidades sobre el correcto desempeño y conducta de la empresa. Ello es especialmente relevante para las empresas de sectores industriales controvertidos, porque en este caso las expectativas de los stakeholders son más exigentes.

El hecho de centrarse en las expectativas de los stakeholders permite: (re)alinear el proceso hacia unos intereses y unos objetivos compartidos, y preservar la confianza en el proceso de los miembros de las IMS, aun a falta de supervisión externa o de sanciones. Además, empodera a los stakeholders con menos poder y hace que sientan como propios los resultados. Ello supone una responsabilidad compartida por los resultados, la cual se ha asociado a una mayor rendición de cuentas y puede ayudar a mitigar algunos procesos políticos y de poder que con frecuencia deslegitiman las IMS y marginalizan a sus miembros.

Un requisito previo importante es la capacitación de las comunidades y de las ONG afectadas para garantizar los conocimientos técnicos y la capacidad crítica

Un requisito previo importante es la capacitación de las comunidades y de las ONG afectadas para garantizar los conocimientos técnicos y la capacidad crítica. Además, el hecho de abordar la inclusión y la equidad procedimental en las relaciones de rendición de cuentas proporciona a los distintos stakeholders una visión compartida de los objetivos de cada uno, lo cual permite que la toma de decisiones se base en el principio del “propio interés limitado”.

La dimensión comunicativa hace énfasis en la construcción de una narrativa que supone comprometerse a favor de un discurso concreto sobre la rendición de cuentas. Ello es importante para las relaciones de responsabilización, ya que las IMS son “un modelo interpretativo y discursivo a través del cual los participantes de estas relaciones entienden su propio rol y el de los demás, lo cual es un factor constitutivo de su relación y viene configurado fundamentalmente por ella” (Black, 2008, p. 152).

Los estudiosos que tienen una visión positiva de las IMS suponen que la narrativa de la empresa tiene consecuencias organizativas en el sentido de que la respuesta a las reivindicaciones morales (p. ej., abordar los GCD) puede tener en sí efectos transformadores para la organización. Nuestras conclusiones muestran que los stakeholders afectados perciben la narrativa de la empresa como falsa cuando sirve a los intereses corporativos y no es un factor constitutivo de las prácticas de la organización. Las relaciones de rendición de cuentas son percibidas como instrumentos estratégicos que se utilizan para manipular las percepciones de las actividades y el desempeño de la empresa.

En conclusión, nuestro modelo introduce un “giro en la rendición de cuentas” desarrollando una dimensión temporal, relacional y comunicativa para las IMS en los países en vías de desarrollo. Más allá de las teorías académicas, esta perspectiva puede resultar valiosa para las ONG, los responsables políticos y los directivos de las empresas, porque avanza un concepto de responsabilidad basado en un conjunto de criterios de rendición de cuentas que pueden resultar decisivos de cómo pueden organizarse los miembros de las IMS para enfrentarse de forma efectiva a los GD en los países en vías de desarrollo. Es importante abordar las tensiones arraigadas que existen en las relaciones de rendición de cuentas porque, si no se resuelven, crean una cultura de la culpabilización que desvía la atención de su fin último, que no es otro que abordar los GD.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.