El factor humano: beneficios del 'lean manufacturing'

Cuando un directivo busca que su empresa sea más eficiente, una de las primeras cosas que debería hacer es examinar sus procesos operativos.

Entrevista basada en resultados de investigación de Cristina Giménez, Cristina Sancha & Susanna Salvador

Desde hace ya más de tres décadas, el lean manufacturing ha sido la opción preferida para optimizar las operaciones empresariales, sobre todo porque este tipo de metodología minimiza los gastos innecesarios sin sacrificar los niveles de productividad.

La filosofía del lean manufacturing, que tiene sus orígenes en la industria japonesa, se basa en unos principios concretos que buscan generar más valor para el cliente a través de herramientas y procesos que eliminan los gastos innecesarios.

Pero como todo en esta vida, el lean manufacturing también tiene margen de mejora, según un caso elaborado por investigadoras de Esade. 

La filosofía del lean manufacturing busca generar más valor para el cliente

Cristina Giménez y Cristina Sancha, del Departamento de Operaciones, Innovación y Data Sciences, y Susanna Salvador, del Centro de Innovación Educativa, revelan las ventajas de tener en cuenta la dimensión humana en el caso SEAT: Achieving excellence in production and quality.

El estudio, ganador del certamen EFMD Case Writing Competition, demuestra que la gestión de los procesos operativos es más eficaz cuando se tiene en cuenta el factor humano.

Do Better: ¿Por qué decidieron escribir este caso?

Cristina Giménez: Tradicionalmente, el lean manufacturing ha atribuido gran importancia a la optimización de las herramientas y los aspectos técnicos para reducir el gasto innecesario. En la mayoría de los libros dedicados a las operaciones, los especialistas tienden a hacer hincapié en las herramientas y procesos, destinando solo un pequeño apartado a abordar cómo trabajar con los operarios de fábrica para implementar herramientas eficaces de lean manufacturing. Nuestro caso demuestra cómo la dimensión humana contribuye a mejorar la eficiencia de las operaciones en una empresa.

¿Cómo abordaron este reto?

Desarrollamos el caso de la mano del fabricante de automóviles SEAT, trabajando con el vicepresidente de operaciones y su equipo. El punto de partida fue plantear a nuestros alumnos del Doble grado en Dirección de Empresas y Derecho los retos que SEAT afrontó con la llegada del Audi Q3.

En el proceso, visitamos las instalaciones de SEAT y entrevistamos a varios empleados en distintos niveles de la organización. Una vez recopilados los datos, diseñamos un caso que demostraba que el factor humano ejerce una función crucial en la estrategia de operaciones de la empresa.

¿En qué sentido?

Durante la crisis económica, SEAT consiguió mantener un nivel de calidad y productividad muy elevados gracias a sus procesos de lean manufacturing. Sin embargo, cuando se asignó la producción del Audi Q3 a la planta de SEAT en Martorell, sus directivos se vieron en la tesitura de elevar todavía más el nivel de producción y calidad, que ya de por sí era muy alto. En aquel momento, varias plantas de automoción europeas estaban en proceso de cierre debido a la poca demanda, pero SEAT consiguió responder y superar las expectativas.

¿Cómo lo consiguieron?

La compañía adoptó una estrategia denominada Productividad, Calidad y Formación, que giraba en torno al factor humano. En lugar de limitarse a los aspectos técnicos, SEAT usó su estrategia de lean manufacturing para reforzar la formación y los aspectos humanos de sus empleados, beneficiándose de este activo para reforzar las herramientas y procesos de la compañía.

Este ejemplo, orientado a los trabajadores, nos hizo reflexionar sobre la importancia del factor humano en las operaciones. Nuestros alumnos también tuvieron la oportunidad de poner en práctica estos conceptos teóricos y presentar sus propuestas en las instalaciones de producción de SEAT.

El factor humano jugó un papel clave en el éxito de las operaciones de SEAT

¿Qué sucedió?

Cuando nos dimos cuenta de que el factor humano ejercía una función clave en el éxito de las operaciones de SEAT, decidimos analizar los estudios ya existentes. Descubrimos que el ejemplo de SEAT era prácticamente el único y que la evidencia empírica que vincula el liderazgo con el lean manufacturing era escasa.

Khaled Hassan, estudiante de doctorado de Esade, está trabajando en un proyecto de investigación sobre lean manufacturing y liderazgo. La singularidad de su trabajo reside en que los empleados y su bienestar son el centro del estudio, un hecho que conecta con la dimensión humana que exploramos en el caso de SEAT.

Actualmente estamos recopilando datos para determinar si los resultados operativos y el liderazgo están interconectados. Tenemos la certeza de que lo están y creemos que el rendimiento personal puede aumentar a medida que mejora el bienestar de los empleados.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.