Registrarse

Las 7 mentalidades de los líderes innovadores

Cómo liderar el cambio cultural para potenciar la innovación

Artículo basado en resultados de investigación de Jaap Boonstra

En su último libro, Liderança e cultura organizacional para inovação, Jaap Boonstra, profesor visitante de Esade, y su coautor João Brillo revelan cómo las organizaciones de éxito instauran la innovación y qué habilidades tienen en común los líderes innovadores.

¿Quiénes son los principales actores que lideran el cambio cultural para la innovación? No se trata únicamente de cargos directivos altos y medios. Con frecuencia, profesionales y especialistas también asumen papeles de liderazgo en estos procesos.

Los líderes innovadores están preparados para asumir riesgos

En todos los casos, se trata de personas que persiguen una ambición y que creen sinceramente que es posible hacer las cosas de forma diferente y más eficaz. Consideran que hacer un esfuerzo por cambiar vale la pena y están preparados para asumir riesgos.

Los líderes de éxito que encabezan cambios organizativos para innovar trabajan en el cambio y la innovación desde una postura de compromiso y motivación personal.

Los autores destacan las siete mentalidades fundamentales de estos embajadores del cambio cultural para la innovación.

1. Mentalidad estratégica

El cambio cultural implica jugar con los significados. En momentos de incertidumbre, las personas buscan significado para interpretar lo que sucede. La información aporta significado a la situación y ayuda a orientar el comportamiento. Cuando la continuidad de la empresa está en juego, la incertidumbre generada, en ocasiones, puede tener un efecto paralizante. 

Las personas con una mentalidad estratégica marcan la diferencia en situaciones inciertas

Las personas con una mentalidad estratégica toman la iniciativa en estos casos, interpretando la situación, guiando el camino y ofreciendo una nueva perspectiva sobre la situación actual y el futuro. Así es como inspiran a los demás a acompañarles en ese camino y adueñarse del nuevo futuro. Son personas que marcan la diferencia en situaciones inciertas y que son capaces de imaginar el porvenir.

2. Mentalidad política

Existen numerosos grupos de interés que desarrollan su actividad dentro de las organizaciones y en torno a ellas. Los accionistas son importantes para la continuidad económica, mientras que unos clientes fieles son esenciales para la estabilidad y sostenibilidad de las organizaciones comerciales.

Los competidores, los recién llegados y los sustitutos pueden amenazar los modelos de negocio actuales y poner a prueba las innovaciones. A ellos se suman los políticos y sus asesores, que también pueden influir en las empresas al expresar su opinión y establecer nuevas leyes y normas...

Para preparar a las empresas para el futuro es fundamental tener en cuenta a los grupos de interés que influyen en la existencia de la organización. Y tener presente que los grupos de actores internos también contribuyen a la dinámica existente dentro de la empresa.

3. Mentalidad transformadora

Los líderes del cambio cultural fomentan la innovación formulando una visión ambiciosa que utilizan para motivar a los demás. Para lograr el cambio cultural, forman coaliciones vitales de personas que quieren desempeñar un papel de liderazgo en esa visión y crean equipos innovadores que cuestionan los conceptos de negocio existentes.

Los líderes transformadores visualizan el futuro. Esta visión refleja el significado y deja claro qué representa y pretende la organización.

La fortaleza de la empresa también puede apreciarse mediante la visión. Una visión motivadora apela a la necesidad de las personas de enorgullecerse de su trabajo y describe el significado de la organización para sus clientes y para la sociedad.

4. Mentalidad apreciativa

Los líderes del cambio cultural para la innovación conocen el pasado y honran las contribuciones de sus predecesores. Saben cómo valorar a los demás por su contribución a la empresa. Implican a otras personas en el cambio cultural, crean un espacio para las emociones y explican con sinceridad lo que el cambio supone para las personas que trabajan en la empresa.

Los líderes del cambio cultural saben cómo valorar a los demás por su contribución a la empresa

Los iniciadores del cambio cultural para la innovación se basan en la confianza y aprecian la diferencia porque saben que las diferencias pueden ser una fuente de renovación e innovación. Los líderes innovadores se basan en la confianza y usan los conflictos para abrir un diálogo acerca de los valores culturales de la empresa.

5. Mentalidad experiencial

Esta mentalidad busca experimentar con la renovación, dando visibilidad a los resultados, aceptando y aprendiendo de los errores y compartiendo experiencias. En todas las organizaciones, las personas aprenden de los acontecimientos y los errores graves.

Estas experiencias dan forma a la cultura de la organización porque en esta clase de situaciones las personas aprenden cómo deben enfrentarse a sucesos inesperados.

Las personas que trabajan en organizaciones que impulsan el aprendizaje son curiosas y están dispuestas a experimentar. Experimentar y aprender significa que personas de distintos trasfondos están preparadas para compartir su conocimiento y celebrar el éxito de cada una de ellas.

Las personas que trabajan en organizaciones que impulsan el aprendizaje están dispuestas a experimentar

6. Mentalidad de acción

La innovación sin acción es una simple quimera. Y la acción sin una visión estratégica de la innovación es una pesadilla. Los líderes al frente de los cambios culturales y la innovación también están orientados a la acción. Quieren lograr resultados y se comprometen a realizar cambios profundos. 

La innovación sin acción es una simple quimera

Las personas que tomen la iniciativa para cambiar su organización descubrirán que hay muchas formas de intervenir. Las intervenciones son las herramientas de un viaje emocionante, puesto que son las actividades necesarias para materializar una ambición. El quid de la cuestión reside en encontrar una combinación coherente de intervenciones y desarrollar un plan de actuación que aúne el motivo y la estrategia de cambio global para materializar la renovación o la innovación.

7. Mentalidad reflexiva

Los líderes del cambio cultural para la innovación conocen la evolución del entorno que les rodea y saben qué está sucediendo en la organización. Se conocen a sí mismos y estudian a los demás en profundidad. Usan este conocimiento para orientar la energía de las personas de la organización e innovar.

Durante un cambio cultural para la innovación, las tensiones son obvias y son parte del juego. La curiosidad ayuda a descubrir las reglas no escritas del juego y las dinámicas subyacentes que guían el comportamiento. Un cambio profundo ejerce presión sobre los valores, hábitos y formas de conducta, lo cual puede dar lugar a tensiones y conflictos.

Este artículo está basado en reflexiones académicas publicadas en el libro Liderança e cultura organizacional para inovação.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.