Cómo medir el desempeño en organizaciones del sector público

Por Tamyko Ysa & Vicenta Sierra

Medir el desempeño en organizaciones del sector público tiene muchas ventajas: permite a los directivos establecer mecanismos para evaluar, controlar, presupuestar, motivar, promocionar, celebrar y mejorar la toma de decisiones estratégicas.

Nuestra investigación en el International Journal of Public Sector Management revela que establecer sistemas de medición del desempeño en organizaciones del sector público deriva en cinco beneficios principales:

1. Capacidad predictiva

Uno de los principales beneficios de medir la productividad en organizaciones del sector público es la capacidad predictiva que ofrecen los indicadores de desempeño.

Establecer herramientas de medición predictiva permite a las organizaciones públicas mejorar su efectividad. Este tipo de indicadores también proporcionan datos que mejoran la toma de decisiones y persiguen un mayor alineamiento de las actividades estratégicas.

Las herramientas de medición predictiva permiten a las organizaciones públicas mejorar su efectividad

2. Análisis y diagnóstico

Establecer sistemas de medición en el sector público permite detectar problemas y atribuir culpas. Los sistemas de medición del desempeño enfocados en el diagnóstico de problemas ayudan a identificar buenas prácticas y a obtener evidencia racional para detectar qué procesos sería más beneficioso mejorar primero.

3. Motivación

Con el objetivo de mejorar situaciones o tomar medidas correctivas, los directivos en el sector público también pueden utilizar sistemas para monitorizar los niveles de motivación.

Motivación trabajadores
Los indicadores de desempeño centrados en la motivación mejoran la toma de decisiones (Foto: Brooke Cagle/Unsplash)

Establecer este tipo de indicador puede ayudar a conseguir un mayor control del rendimiento de los proveedores de servicios, así como promover la competitividad entre ellos. Los indicadores de desempeño centrados en la motivación también mejoran la capacidad de juicio y la toma de decisiones.

4. Legitimación

Los sistemas de medición del desempeño que persiguen objetivos de legitimación se utilizan para garantizar el cumplimiento de la ley. En las organizaciones del sector público, este tipo de indicador permite una correcta implementación normativa y refuerza la credibilidad ante audiencias internas y externas.

5. Aprendizaje y mejora

Establecer indicadores de rendimiento que midan el aprendizaje y los niveles de mejora también permite analizar el mercado y aumentar la capacidad de aprendizaje para impulsar futuras acciones de mejora. 

Preferencias de desempeño

¿Qué indicadores de desempeño son la opción preferida en organizaciones del sector público? Para medir las preferencias de desempeño, en nuestra investigación dividimos a los participantes en diferentes grupos y exploramos las diferencias entre los sectores público y privado.

Los resultados demuestran que los participantes con experiencia en el sector público prefieren indicadores de rendimiento centrados en la capacidad predictiva: su interés principal es mejorar la productividad, la efectividad y alinear las actividades con los planes estratégicos de la organización.

Por otro lado, los participantes con experiencia en el sector privado revelan datos inesperados: en vez de preferir indicadores de desempeño para medir la productividad, los participantes con una lógica de gestión de mercado prefieren herramientas de análisis enfocadas en el diagnóstico. Esta preferencia es su opción favorita porque les permite identificar mejores prácticas y brindar evidencia racional para mejorar procesos.

Competitividad y aprendizaje

Nuestra investigación también revela que los participantes del sector público –en comparación a sus contrapartes del sector privado– tienen menos interés en medir la productividad con fines competitivos. Esta diferencia tiene sentido, sobre todo dado el papel central de la competitividad en el sector privado.

El aprendizaje también se percibe de manera diferente según el perfil. Los participantes del sector público están menos interesados en implementar indicadores de desempeño que midan el progreso en los niveles de aprendizaje. Esta baja puntuación podría deberse a la mayor atención del sector público a la rendición de cuentas y a su preferencia por impulsar acciones enfocadas al desempeño público y a la visibilidad mediática en vez de indicadores para fomentar el aprendizaje y la mejora.

Sorprendentemente, tanto los participantes del sector público como los del sector privado coinciden en otorgar a la legitimación la puntuación más baja en la escala de indicadores de desempeño.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.