7 maneras en que las tecnologías digitales pueden hacer más eficiente la sanidad

Por Michele Quintano

Entre los facultativos, responsables de políticas e investigadores existe el consenso de que los sistemas sanitarios actuales no son sostenibles. Las enfermedades crónicas y el envejecimiento de la población, junto con el aumento de las expectativas, han incrementado los costes.

La revolución digital está cambiando profundamente el modo en que se gestionan los procesos sanitarios, haciéndolos más eficientes a la par que se mejora la calidad y se reducen los tiempos de respuesta a los pacientes. En Estados Unidos, por ejemplo, la duración media del ingreso hospitalario se ha reducido en un 33 % gracias a la introducción de la gestión de los procesos clínicos.

La revolución digital está cambiando profundamente la gestión de los procesos sanitarios

Cómo la innovación digital puede mejorar la vida de los pacientes

Muchas innovaciones en el sector sanitario tienen el objetivo de mejorar la esperanza y la calidad de vida, los procesos diagnósticos y la eficacia de todo el entorno sanitario, incluidas las innovaciones en los procesos de prestación de cuidados, los medicamentos y las intervenciones quirúrgicas.

En sanidad, se está recurriendo a la digitalización para predecir y curar enfermedades e incrementar la calidad de vida. Por ejemplo, se utilizan aplicaciones móviles para fomentar estilos de vida más sanos. La digitalización también permite la prestación domiciliaria de cuidados sanitarios, lo que libera camas en los hospitales y reduce los costes significativamente.

health monitoring
Una doctora sincroniza la aplicación móvil de un paciente.

Las innovaciones basadas en internet son un ejemplo de cómo la tecnología podría hacer avanzar la sanidad y cambiar la forma en que la gente intercambia información sanitaria.

Según nuestro estudio, existen siete formas en que pacientes y médicos pueden beneficiarse de las tecnologías digitales:

1. Monitorización avanzada

Internet permite acceder a información y servicios sanitarios para enfermedades específicas, tratamientos y gestión sanitaria. También permite mejorar la práctica médica con herramientas digitales para controlar enfermedades, compartir información entre pacientes y médicos, así como apoyar la toma de decisiones clínicas y la gestión de enfermedades.

2. Servicios diagnósticos adicionales

Las tecnologías móviles ofrecen una gran oportunidad de mejorar los procesos sanitarios debido a su popularidad y movilidad. El hecho de que la gente lleve sus teléfonos a todas partes permite comunicaciones en tiempo real con los pacientes y la realización de intervenciones en cualquier momento y lugar.

Medical history
Las tecnologías móviles permiten mejorar los procesos sanitarios.

3. Servicios diagnósticos adicionales

Los procesos clínicos pueden mejorarse enormemente a través de la adopción de la telemedicina. En presencia de tecnologías móviles, el proceso de entrada de órdenes comienza con una solicitud de servicios diagnósticos adicionales por parte de un clínico o un miembro del personal de enfermería.

Esto puede producirse en varias circunstancias: en visitas médicas o en respuesta a cambios en el cuadro clínico del paciente, con el uso de un dispositivo móvil, durante conversaciones sobre casos clínicos o a través de una estación móvil o fija.

Los procesos clínicos pueden mejorarse enormemente a través de la adopción de la telemedicina

4. Una respuesta más ágil en caso de urgencia

La telemonitorización de pacientes en casa es una de las aplicaciones más cruciales de la telemedicina. De hecho, la telemonitorización permite que las organizaciones sanitarias supervisen tratamientos y activen servicios en caso de emergencia sanitaria a través de la supervisión constante de la salud.

5. Servicios adicionales

Las tecnologías digitales también pueden proporcionar otros servicios, como asistencia, información y comunicaciones, que impulsan la adopción de sistemas multiagente para implementar aplicaciones de telemonitorización.

6. Automonitorización

Bianchi et al. (2016) desarrollaron un marco para analizar la pertinencia de una aplicación informática de autoservicio para el tratamiento de pacientes. El modelo combina cuatro categorías de aplicaciones de autoservicio y ocho pasos del proceso del paciente. Los autores llegaron a la conclusión de que existen efectos positivos como la reducción de los tiempos de espera, la notificación en tiempo real y la posibilidad de automonitorización y autotratamiento.

Un estudio más reciente (Desmedt et al., 2017) demostró que la tecnología de información sanitaria debería desarrollarse para promover la atención integrada, otorgando autonomía a los pacientes y fomentando el manejo por parte del propio paciente.

7. Seguridad del paciente

La tecnología de información sanitaria podría crear condiciones para incrementar la seguridad del paciente al integrar las competencias y responsabilidades del personal sanitario. Sin embargo, ello solo funcionaría en caso de que las herramientas se implementaran correctamente y se adoptaran tecnologías avanzadas de información sanitaria.

Implicaciones para directivos

Puesto que la innovación juega un papel clave en la sostenibilidad de los sistemas sanitarios, los directivos tienen que comprender si las nuevas estrategias basadas en tecnologías digitales pueden aportar los beneficios económicos que esperan a largo plazo.

Las tecnologías de la información jugarán un papel clave en los hospitales del futuro, ya que respaldarán la gestión de tareas administrativas y datos médicos, permitiendo, a su vez, la cooperación con otras organizaciones para acceder a resultados diagnósticos con mayor agilidad.

En conclusión, la digitalización sanitaria requiere un entorno que pueda garantizar el intercambio de información. Las organizaciones sanitarias que permiten una colaboración sólida entre TI y estrategia empresarial obtienen beneficios como una mejor colaboración y resolución de problemas, ofrecen mayores niveles de servicio y mejoran la eficiencia de los procesos clínicos.

Este artículo está basado en resultados de investigación de Esade, Parthenope University y University of Nicosia publicados en Business Process Management Journal.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.