¿Cómo podemos abordar la crisis energética global?

Equipo Do Better

En la reunión del Foro Económico Mundial del pasado mes de mayo en Davos, el Director Ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía (IEA en sus siglas en inglés), Fatih Barol, anunció que estamos viviendo la primera crisis de energía global.

“En los setenta, hubo una crisis del petróleo”, dijo, “y ahora tenemos una crisis del petróleo, una crisis del gas natural, una crisis del carbón... Todos los precios se están disparando y la seguridad energética es una prioridad para la mayoría de los gobiernos, quizá para todos.”

Un mes más tarde, en la 7ª Conferencia Global Anual de Eficiencia Energética de la IEA, la organización lanzó el Sønderborg Action Plan.

El plan – un paquete de principios estratégicos y herramientas políticas desarrolladas por la IEA – está diseñado para ayudar a los gobiernos a implementar rápidamente políticas de eficiencia energética para abordar la crisis global, y fue anunciado en una declaración conjunta de 24 países participantes, así como de la Unión Africana y la Unión Europea.

La declaración arrancaba con estas palabras “La energía más limpia es la que no se usa” y continuaba diciendo que “La escala actual de actuación para la eficiencia energética no es suficiente y es necesario acelerar la implementación a nivel global.”

Edificios insostenibles

En España, algo más de la mitad de las residencias principales se construyeron antes de que los requisitos de aislamiento térmico básicos fueran incluidos en las normas técnicas de construcción. Con los recientes records de calor en verano y de lluvias en invierno, la conservación de la energía puede ser deseable pero en muchos casos es inalcanzable.

Según Peter Sweatman, jefe ejecutivo de Climate Strategy & Partners y autor del informe “Cómo la rehabilitación de edificios puede ayudar a la independencia energética y a la descarbonización de España” de Esade , “Los edificios en España usan cerca del 30% de su energía final y poco más del 20% del gas español” y añade “un tercio de los españoles están insatisfechos con el nivel de aislamiento de sus hogares”.

En el informe, Sweatman apunta tres pasos a dar para acelerar la eficiencia energética: identificar, financiar y ejecutar. Y, si bien muchas de las recomendaciones requieren una planificación a largo plazo - así como la inversión y la cooperación entre las compañías constructoras, las autoridades locales y las entidades financieras - los propietarios y los administradores de edificios pueden implementar mejoras significativas.

Sweatman recomienda solucionar el problema de las paredes huecas para reducir la pérdida de calor; aislar áticos y suelos; revisar los termostatos para asegurar que funcionan correctamente y reducir el derroche de energía; y promover el uso de calentadores de agua solares.

“Creemos que una renovación profunda de 6 millones de hogares con baja eficiencia energética y alto uso puede generar un ahorro de gas equivalente a la cantidad de gas que España importa de Rusia”, afirma en el informe.

Desplegar renovables

El mercado de energías renovables está creciendo. Según el Renewable Energy Market Update Outlook de la OECD, la capacidad anual de las renovables aumentó un 6% en 2021, una cifra record, y se espera que el incremento en el 2022 sea de un 8%.

Pero, a pesar del crecimiento global, la energía renovable en el ámbito doméstico requiere unas inversiones iniciales considerables. Los costes de las instalaciones solares fotovoltaicas y eólicas se han incrementado, según señala el informe de la OECD, rompiendo la tendencia de precios a la baja de la última década. Pero el precio prohibitivo no es el único freno: las instalaciones muchas veces encuentran la oposición de las comunidades.

“Es innegable que estas instalaciones tienen un impacto en la zona y que esto debe ser gestionado para evitar que se frene considerablemente su desarrollo ,” apuntan Natalia Collado, Jorge Galindo y Manuel Hidalgo en su informe “Cómo alinear los objetivos de independencia energética y descarbonización: retos clave y posibles vías para superarlos” realizado para Esade.

Sin embargo, hay muchos factores atenuantes que pueden usarse para fortalecer la instalación de fuentes de energía renovable en las comunidades, según afirman los autores del estudio.

“Sería necesario reforzar el diálogo local, involucrar a las comunidad en la toma de decisión y facilitar la información necesaria. Además, la población debería involucrarse en los beneficios del proyecto. Puede tener un impacto pequeño en términos de empleo local, y se debe pensar en compensar a las ciudades para distribuir los beneficios de manera más justa.

(Nosotros) proponemos promocionar comunidades energéticas locales, reducir las tarifas eléctricas a los residentes locales, establecer cuotas para proyectos locales en subastas de energía renovable a nivel nacional y dar prioridad a la conexión a la red a proyectos que prometen brindar mayores beneficios locales.”

Y, teniendo en cuenta que una pequeña turbina eólica doméstica tiene el potencial de alimentar cualquier cosa – desde una bomba de agua (0-10 kilovatios) hasta una casa completa (100 kilovatios) – los beneficios potenciales son importantes.

Principios para vivir

El anuncio y el plan de acción del IEA vinieron acompañados de un paquete de políticas, que incluye 10 principios estratégicos a seguir por los gobiernos. Un paquete de medidas cuyo objetivo es ayudar a los gobiernos a identificar, implementar y lograr mayores y mejores beneficios en eficiencia energética.

Y si bien estas medidas estratégicas están dirigidas a los políticos y gobiernos a nivel global, muchas de ellas pueden ser aplicadas tanto por las organizaciones como por las personas a nivel individual.

Apostar por la innovación digital, colaborar y aprender de las mejores experiencias que se lleven a cabo, comprometerse y cooperar con las sociedades y las comunidades, marcar ambiciones cada vez más grandes y mejores y, sobre todo, liderar con el ejemplo son todo cosas que pueden – y deben – hacerse ahora.

Como dice Sweatman en las conclusiones de su info

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.