El impacto negativo de los contratos temporales en los sistemas de fabricación

Recurrir a contratos laborales temporales en los sistemas de fabricación puede reportar beneficios a corto plazo, pero afecta negativamente al desempeño a largo plazo y a los resultados sociales.

 

En un artículo publicado en el International Journal of Production Research, los profesores de Esade Cristina Sancha, Frank Wiengarten y Annachiara Longoni, junto con Mark Pagell de Smurfit, analizan el impacto de dos prácticas laborales cada vez más extendidas en el ámbito de la fabricación: la forma de trabajo lean, en que los sistemas y los procesos se van mejorando continuamente para lograr optimizar el valor, y los contratos de trabajo de carácter temporal.

Literalmente, estos dos métodos van en sentidos opuestos. Mientras que la fabricación lean hace hincapié en el valor de los trabajadores, el trabajo temporal se refiere a una modalidad laboral precaria que puede ir en detrimento de la implicación del trabajador. No obstante, recurrir a trabajadores temporales puede tener un efecto positivo en el impacto de los procesos de fabricación lean sobre el rendimiento.

Un beneficio a corto plazo que repercute en los resultados a largo plazo

“Empleando a trabajadores temporales, los directivos pueden obtener mayores beneficios a corto plazo en términos de flexibilidad y rendimiento”, explican los autores del estudio.

Sin embargo, aunque este mayor impacto pueda ser un incentivo para optar por esta forma de trabajo, las empresas también deben tomar en consideración el desempeño a largo plazo y las repercusiones sociales del empleo precario. "Las condiciones de trabajo inciertas pueden afectar negativamente tanto a la sociedad como al compromiso de los trabajadores de mejorar continuamente y contribuir a los objetivos empresariales, perjudicando así los resultados a largo plazo de la empresa", advierten los investigadores.

Las empresas deben tomar en consideración el desempeño a largo plazo y las repercusiones sociales del empleo precario

Emplear a trabajadores temporales es una práctica cada vez más habitual en los países de rentas altas. Según datos de Eurostat, el número de trabajadores de la UE entre 15 y 64 años que manifiestan que su principal fuente de ingresos es un empleo temporal ha aumentado considerablemente.

Si bien las repercusiones del trabajo forzoso en el contexto de la dirección de operaciones son ampliamente conocidas, se ha prestado menos atención a los efectos de unas prácticas legalmente aceptadas y ampliamente aplicadas como son las formas de empleo temporal. Las empresas recurren a estas modalidades de trabajo temporal por las ventajas que suponen para ellas, pues utilizan a los trabajadores únicamente cuando los necesitan y así reducen costes. De este modo, las empresas pueden incrementar o reducir sus plantillas en función de las necesidades cambiantes que tengan en cada momento.

Prácticas precarias

Sin embargo, tanto investigadores como políticos han cuestionado la ética de las empresas que confían en el trabajo temporal, que ha sido descrito como un empleo precario por su salario más bajo, la incertidumbre laboral y la ausencia de prestaciones sociales. El trabajo temporal permite a las empresas reducir costes, pero a costa de desplazar el riesgo a las personas que menos pueden permitirse soportarlo.

La naturaleza poco ética que supone recurrir a estas prácticas contrasta notablemente con la operativa de la fabricación lean, que hace hincapié en el valor de los trabajadores y está constituida por una serie de prácticas orientadas a mejorar en lo posible la salud y la seguridad de los trabajadores, así como el desempeño de las operaciones.

Firms sustainability
Contenido relacionado: Las empresas que superan sus expectativas, ¿son más proclives a actuar de forma responsable?​​​​

Más concretamente, la fabricación lean es descrita como un conjunto de prácticas que incluyen la gestión de los recursos humanos, el mantenimiento preventivo total, la gestión de la calidad y los métodos just-in-time. La filosofía de la fabricación lean promueve la idea de que sus prácticas tienen que estar alineadas con el “respeto a la humanidad”.

En su libro titulado The Toyota way fieldbook: A practice guide for implementing Toyota’s 4Ps, Liker y Meier reconocen que las empresas que emplean sistemáticamente a trabajadores temporales con el fin de adaptarse a las condiciones del mercado o para alcanzar sus objetivos de rentabilidad jamás llegarán a ser auténticas empresas lean o a tener una orientación social. La filosofía lean insiste en la importancia del respeto hacia los trabajadores y su bienestar.

Rendimiento operativo

Puesto que las empresas recurren cada vez más a los trabajadores temporales, es importante entender cómo afecta este recurso al rendimiento operativo en las prácticas de fabricación lean.

La fabricación lean requiere trabajadores cualificados y comprometidos, algo que parece incompatible con el trabajo temporal. Los trabajadores temporales suelen desconocer la cultura, los procesos y las prácticas de sus empresas, y ello a menudo repercute negativamente en los resultados de las operaciones, especialmente en la calidad.

La filosofía de la fabricación lean promueve la idea de que sus prácticas tienen que estar alineadas con el 'respeto a la humanidad'

Las conclusiones de este estudio señalan varias consecuencias importantes para los directivos.

“Nuestro trabajo expone un dilema de gestión muy realista y significativo”, señalan los autores. “Los directivos están continuamente bajo la presión de incrementar las eficiencias de explotación y, al mismo tiempo, alcanzar objetivos de desempeño operativo, de modo que el trabajo temporal se está convirtiendo en una práctica esencial", advierten.

"La creciente incertidumbre y volatilidad de la demanda debidas a los ciclos de vida más cortos de los productos y el aumento de la globalización hacen que los trabajos temporales sean un prerrequisito para llevar a cabo operaciones competitivas". Según los autores, esta práctica va en aumento, por lo cual resulta esencial combinar de forma efectiva el trabajo temporal con las prácticas ya existentes de fabricación de alto rendimiento.

Desplazamiento del riesgo

Sin embargo, los trabajadores valoran las prácticas de trabajo temporal de una forma mucho menos positiva. El trabajo temporal es un empleo precario que desplaza muchos aspectos de los riesgos asociados a cualquier relación laboral hacia el trabajador, mientras que la empresa se queda con la mayoría de los beneficios. Ello se ve especialmente en el ámbito de la fabricación, en que los trabajadores menos cualificados y peor pagados son los que se ven obligados a aceptar los trabajos temporales.

“Los directivos deberían ser más conscientes del impacto social que supone recurrir a estas formas precarias de trabajo”, señalan los investigadores. “Aunque puedan resultar beneficiosas para sus empresas, ciertamente no son bien vistas por los trabajadores, que tienen que cargar con el peso de la flexibilidad. En general, aconsejamos a los directivos que tengan en cuenta el bienestar de sus trabajadores a la hora de desplegar las prácticas de fabricación".

Los directivos deberían ser más conscientes del impacto social que supone recurrir a estas formas precarias de trabajo

“Si bien el objetivo de nuestra investigación era desvelar de qué modo los trabajadores temporales incidían en el desempeño de las prácticas lean, los directivos deberían tener en cuenta todas las repercusiones a que hemos aludido para alcanzar el objetivo lean del “respeto hacia la humanidad”, concluyen. 

“Creemos que es importante que las futuras investigaciones no solo se centren en las consecuencias operativas de emplear a trabajadores temporales, sino que también adopten una perspectiva social que permita valorar las posibles consecuencias negativas de esta práctica creciente sobre los trabajadores y, más ampliamente, sobre la sociedad".

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.