Disonancia cognitiva: cómo aliviar el malestar mental

Josep F. Mària, SJ

En nuestras relaciones humanas, tendemos a suprimir incoherencias afectivas. Por ejemplo: nos incomoda tener percepciones positivas de una persona y negativas de sus conductas; por eso tendemos a valorar positivamente conductas de una persona que nos cae bien, aunque estén claramente mal hechas ("tenía un mal día ...").

Inversamente, nos incomoda tener percepciones negativas de una persona y positivas de sus conductas; por eso tendemos a valorar de forma negativa conductas de una persona que nos cae mal, aunque estén claramente bien hechas ("lo hace por interés, no se lo cree ...").

Estas incoherencias afectivas, en el mundo de la psicología se conocen como disonancias cognitivas: porque existe una disonancia entre saber que alguien es bueno o malo en general y saber que su conducta específica es buena o mala.

Disonancia cognitiva Psicología
Ansiedad producida por tener al mismo tiempo actitudes, creencias o sentimientos contradictorios o incompatibles, como cuando a alguien le gusta una persona pero no aprueba en absoluto uno de sus hábitos.

¿Por qué adoptamos estrategias para suprimir la disonancia cognitiva? Porque nuestro subconsciente no se siente cómodo con la situaciones incoherentes. Desea estar tranquilo, vivir en paz y no tener que replantearse cómo se siente sobre una persona cada vez que hace algo nuevo. Este es el motivo por el cual nuestro subconsciente "perezoso" se las arregla para convertir la disonancia cognitiva en consonancia.

Como señala con ironía Josep Miralles SJ: "Nadie tiene que enseñarnos a contarnos mentiras: somos maestros en el arte del autoengaño desde el momento en que nacemos".

Lo que no tiene tanta gracia es el hecho de que este autoengaño es muy convincente, tanto que los neurólogos y los sociólogos lo denominan "construcción de la realidad". En otras palabras, estamos convencidos de que el resultado de nuestro funcionamiento (o construcción) mental hace que percibamos la realidad tal y como es, ¡aunque no es así!

El autoengaño es muy convincente

¿Cómo suprime nuestro cerebro la disonancia cognitiva? Como explicó en una ocasión el neurocientífico Jordi Camí:

  • Modificamos los recuerdos de modo que la evidencia del pasado coincida con el resultado consonante que desea el cerebro. Por ejemplo, olvidamos actos generosos pasados de gente que consideramos mala.
  • Seleccionamos de la evidencia actual solamente los datos que permiten una concordancia entre el presente y el deseo del cerebro. Por ejemplo, solo prestamos atención a los aspectos negativos del comportamiento actual de una persona.

Sin embargo, estas construcciones de la realidad que creamos para alcanzar la consonancia en nuestras mentes tienen consecuencias que no siempre resultan consonantes fuera de ellas. Por ejemplo:

  • Si un observador percibe que la conducta de una persona es buena y otro que es mala, ello podría provocar un conflicto entre los dos observadores.
  • Muchos actores sociales intentan que aceptemos sus construcciones de la realidad para forzarnos a una conducta que nos liberará de la disonancia; un comportamiento que les beneficia económica o políticamente. "Los vendedores, anunciantes, políticos, gurús, etc. pueden manipular tu mente inconsciente e inducirte a tomar una decisión que crees que es libre". (Jordi Camí)

¿Qué se puede hacer para crear relaciones más consonantes fuera de nuestra mente?

  • Mantener la inquietud que provoca la disonancia cognitiva.
  • Practicar la conciencia de uno mismo para ser conscientes del deseo de consonancia, que nos hace creer que algunas personas son buenas y otras malas.
  • Revisar nuestra construcción de la realidad con otras personas implicadas en la misma situación. Por ejemplo, hablar con personas que conocen a la persona que provoca la disonancia.

Estas prácticas permiten ampliar nuestra evidencia pasada (al tener en cuenta evidencia que había censurado nuestro deseo) así como nuestra evidencia actual (al afinar los sentidos para incluir datos que nuestro deseo había descartado).

De esta forma, nuestra mente puede reconstruir la realidad y hacer que la disonancia cognitiva sea más consonante; no más consonante en nuestra mente, sino más consonante con las construcciones que tienen lugar en nuestra mente y las de otros en nuestro entorno.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.