Las 'escape rooms' activan la creatividad y el pensamiento alternativo

Las 'escape rooms' pueden ser mucho más que un simple juego: fomentan el aprendizaje y activan competencias emocionales y sociales.

Como parte de una experiencia centrada en el estudiante, el profesor de Esade Carlos Royo está ensayando una idea formativa innovadora fuera del aula: una escape room para analizar las competencias que se activan en situaciones de la vida real.

Si se diseñan correctamente, señala Royo, las escape rooms pueden ser muy útiles para las empresas y ayudar a los directivos a mejorar sus capacidades de liderazgo, así como sus competencias emocionales y sociales.

Do Better: ¿Qué tipo de competencias activan las escape rooms?

Carlos Royo:  Las escape rooms activan algunas competencias que son muy evidentes, como la orientación a objetivos y el trabajo en equipo. Pero también potencian otras competencias distintas: el autocontrol emocional, la adaptabilidad, la empatía, la influencia, la gestión de los conflictos, el pensamiento sistémico, el reconocimiento de patrones, el pensamiento alternativo y la creatividad.

Es mucho más que un juego. ¿Cómo se estimula la creatividad?

Las escape rooms estimulan la creatividad en el sentido de que obligan a los participantes a buscar soluciones que no responden a los patrones lógicos que se utilizan normalmente. La experiencia también lleva a los participantes a pensar con originalidad y a arriesgarse a intentar soluciones alternativas que se salen de la norma. Una escape room obliga a abandonar el pensamiento unilateral y a aprender a buscar alternativas. También activa el pensamiento lateral, que lleva a resolver problemas mediante la creatividad y utilizando formas de razonar que no son inmediatamente obvias.

Las escape rooms pueden ayudar a los directivos a mejorar sus capacidades de liderazgo

¿Cómo se relaciona la creatividad con el liderazgo?

Tanto la creatividad como el pensamiento alternativo propician unos estilos de liderazgo que se salen de lo común. Con frecuencia, pensamos que un líder es alguien que dice a los demás lo que tienen que hacer. Pero, en una escape room, también observamos a otros tipos de líderes distintos: ejecutivos que adoptan el papel de observadores y que actúan como conectores entre los distintos participantes que, de otro modo, se mantendrían separados en el juego.

Estos líderes ejercen de unificadores. Son más afiliativos y más democráticos, y desempeñan un rol muy importante en todo el proceso. También relacionamos su comportamiento con la idea de que el liderazgo ya no es unidireccional, sino multidireccional, especialmente en entornos cambiantes como los que nos encontramos hoy en día.

La creatividad y el pensamiento alternativo propician unos estilos de liderazgo que se salen de lo común

¿Qué otras competencias se activan en las escape rooms?
 
Otra competencia que se pone de manifiesto es la influencia. Puesto que las escape rooms están limitadas en el tiempo, a medida que va transcurriendo el tiempo y alguien se queda atrapado en un enigma, es esencial que haya personas capaces de convencer a los demás de que intenten hacer algo distinto para salir del atolladero.
 
La influencia y la gestión de conflictos son habilidades muy necesarias en las escape rooms. En este tipo de experiencias que simulan situaciones de la vida real, observamos que algunas personas tienen una especial habilidad para convencer a otras y hallar vías para resolver conflictos guiándolas en una u otra dirección.

La influencia y la gestión de conflictos son habilidades muy necesarias en las escape rooms

El trabajo en equipo, ¿varía según los grupos?

Sin duda. Hemos observado que hay grupos que trabajan de una forma muy unida para resolver el mismo enigma. Pero también vemos que otros grupos deciden dividirse y trabajar por separado en distintas pistas aun cuando persiguen el mismo objetivo. Y también hay quienes se desconectan de la actividad si no se hace lo que ellos piensan que hay que hacer.

Obstinados...
 

Otro patrón que hemos observado es el de aquellos participantes a quienes les gusta tomar el timón para controlar la situación. Muchas personas se aferran al timón. En nuestras sesiones de feedback les preguntamos: ¿Sabe delegar? ¿Sabe ceder el control para que otros lo tomen?

¡Detectan a micromanagers!
 
Con mucha frecuencia. Son personas que no saben delegar y que necesitan controlarlo todo. 
 
Las escape rooms podrían utilizarse en los procesos de contratación...
 
Estamos transformando una experiencia lúdica en una herramienta que tiene el potencial de validar las competencias emocionales y sociales de las personas. Todavía necesitamos realizar más pruebas, pero algún día nuestra escape room podría utilizarse en los procesos de contratación. En vez de confiar en los tests de evaluación estáticos, permitiría a los departamentos de recursos humanos detectar in situ si las capacidades del candidato son válidas en situaciones de la vida real. Permitiría evitar desajustes y ahorraría muchos problemas de contratación a largo plazo.

¿Cómo se diseñó la escape room?
 
Tuvimos en cuenta las competencias más relevantes para la gestión, pero también los valores subyacentes. Los diferentes retos que plantea la escape room activan varias competencias emocionales y sociales, así como ciertos valores relacionados con la colaboración, el conocimiento y la excelencia.
 
¿Cuál es el siguiente paso?
 
Llevaremos a cabo una investigación basándonos en este modelo de escape room con el fin de sistematizar el feedback de los participantes y acabar de validar esta nueva experiencia de aprendizaje.

La escape room de Esade es una iniciativa fruto de la colaboración conjunta entre Esade y Mystery Escape.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.