7 ideas erróneas sobre el liderazgo

Por Jaap Boonstra

Existen muchas ideas erróneas sobre la función y la contribución de los líderes a los procesos de cambio. Aclarar estas falsas creencias puede ayudarle a desarrollar su propio estilo de liderazgo y tomar la iniciativa para liderar el cambio en las organizaciones.

Idea errónea sobre el liderazgo n.º 1

La primera idea errónea es que los líderes son héroes que salvan a la empresa. El liderazgo suele asociarse a personas decisivas y dinámicas que salvan a las empresas, logran victorias y cambian el curso de la historia.

Muchos mitos, leyendas y otras historias representan al líder como el héroe. Sin embargo, los líderes no son siempre los héroes que salvan a una organización. Por supuesto, existen altos directivos o líderes que han ayudado a su empresa a levantarse de nuevo, pero nunca lo han conseguido solos. Se trata de organizar un proceso dinámico que promueva el trabajo en equipo para facilitar la innovación.

Los líderes no son siempre los héroes que salvan a una organización

Para ello se precisa un iniciador, pero la iniciativa del cambio puede encontrarse en todas partes: en directivos, profesionales, empleados o incluso en clientes implicados. Para liderar el cambio se necesitan personas que busquen sinceramente nuevas formas de hacer las cosas, que pongan la mano en el fuego y que tomen la iniciativa.

Idea errónea sobre el liderazgo n.º 2

La segunda idea errónea es pensar que los agentes del cambio son personas que ocupan altos cargos. Esta creencia es particularmente común en empresas con líderes que exhiben una personalidad fuerte. Es fruto de una mentalidad tradicional sobre las organizaciones que hace hincapié en la jerarquía, las normas y concede gran importancia a la función formal de las personas y su cargo.

Esto es un error, porque los altos ejecutivos y los líderes no son necesariamente los mismos. Si fuera así, implicaría que otras personas no pueden mostrar dotes de liderazgo.

La verdadera innovación empieza con líderes informales que deciden experimentar

La realidad muestra que es frecuente encontrar a líderes informales con extensos contactos que se implican en iniciativas de innovación, tanto dentro como fuera de la organización. Estos líderes informales pueden difundir prácticas innovadoras. Esto no significa que los altos cargos carezcan de importancia en los procesos de innovación, puesto que a menudo desempeñan un papel a la hora de definir la identidad de una empresa y pueden establecer un espacio para la innovación. Sin embargo, la verdadera innovación empieza con líderes informales que deciden experimentar.

Idea errónea sobre el liderazgo n.º 3

La tercera idea errónea es que solo es posible liderar si se cuenta con poder formal para tomar decisiones. Muchos directivos que han llegado a la cúspide pronto descubren que su cargo no es lo que imaginaban que sería. Se ven abrumados por la cantidad de contactos externos y las demandas que se les imponen.

Resulta imposible supervisar todos los aspectos de una empresa y participar en todas sus decisiones. Además, la información que llega a los altos directivos a menudo es poco fiable. Toda la información que llega a la cúspide ha sido filtrada, algunas veces con la mejor de las intenciones y otras por motivos ulteriores.

Un directivo en la cima de una empresa es, sin duda, la persona que más poder formal ostenta dentro de la organización, pero cuanto más poder se tiene, más difícil es usarlo. Dar órdenes puede generar resistencia y controlar a los subordinados puede ser desmoralizante. Esta forma de actuar normalmente significa que los altos directivos son incapaces de comunicar claramente su visión estratégica y delegar tareas.

Idea errónea sobre el liderazgo n.º 4

La cuarta idea errónea es que existen líderes y seguidores. Desde el punto de vista tradicional, el liderazgo consiste en influir sobre el comportamiento de los seguidores en beneficio de las metas de la organización. Existen numerosas teorías sobre las cualidades de los líderes, los comportamientos que exhiben y lo que los hace eficaces.

Los seguidores son más eficaces si actúan de forma independiente

Desde hace unos años también se estudia el comportamiento de los seguidores. Un detalle fascinante es que los seguidores son más eficaces si actúan de forma independiente con respecto a los líderes y eligen un papel activo por sí mismos. Los seguidores pueden adoptar un papel de liderazgo y pueden socavar el papel de liderazgo de otros.

El liderazgo es una cuestión de interacción entre líderes y seguidores en la que los líderes suelen hacerlo mejor cuando transfieren el liderazgo a los demás. Esto permite que los demás tomen la iniciativa para conseguir resultados y lograr cambios.

Idea errónea sobre el liderazgo n.º 5

La quinta idea errónea es que directivos y líderes son clases de personas distintas que viven en mundos diferentes, donde directivos hacen las cosas del modo apropiado y los líderes hacen las cosas apropiadas. Si fuera así, todo el mundo querría ser un líder inspirador y nadie querría ser un buen gestor.

Sin embargo, liderazgo y dirección no son esferas separadas porque ambas tienen una meta común, a saber, mantener una empresa saneada económicamente y orientada al futuro. Dirigir una empresa no solo requiere un liderazgo inspirador, sino también excelentes habilidades de dirección.

Idea errónea sobre el liderazgo n.º 6

La sexta idea errónea es que el cambio solo es posible bajo presión. Muchos libros sobre dirección afirman erróneamente que es necesario generar una sensación de urgencia para que las personas estén dispuestas a cambiar. Desde luego, si una empresa está en crisis, es importante informar al personal de la gravedad de la situación.

La sexta idea errónea es que el cambio solo es posible bajo presión

Los líderes siempre usarán una crisis para hacer cambios, pero es más interesante preguntarse por qué no se llegó a predecir la aparición de la crisis. Es posible que se pasaran por alto indicios de que algo no iba bien, o que los controles internos no funcionaran como se suponía que debían hacerlo. Esto, por consiguiente, sería en realidad indicio de un fracaso del liderazgo.

Una crisis puede motivar un cambio, pero no es una condición imprescindible. Pero el cambio requiere metas claras combinadas con una visión de futuro. En este caso, el cambio no consiste en organizar una crisis, sino en organizar las aspiraciones.

Idea errónea sobre el liderazgo n.º 7

La séptima idea errónea es que el liderazgo consiste en guiar a los demás. En realidad, a quien uno debe guiar es a sí mismo. El truco es mantener bajo control el propio ego y no consentir que le convierta en un héroe. Los líderes se guían a sí mismos reflexionando sobre el curso de sus propias vidas. ¿Qué personas, acontecimientos y lugares le han convertido en la persona que es hoy? ¿Qué creencias se derivan de esto?

Los líderes eficaces fomentan la honestidad

Los líderes eficaces fomentan la honestidad y aceptan las opiniones sinceras sobre su trabajo. Preguntan a los que les rodean  qué es lo que han hecho bien, qué ha sido útil para los demás, qué no deberían haber hecho y qué deberían hacer mejor en el futuro. En otras palabras: los líderes de éxito buscan constantemente formas de conocerse mejor y mejorar su desempeño.

En resumen, los líderes no son héroes que salvan empresas y no se encuentran solamente entre los altos cargos de una empresa. Cualquier persona de una organización puede tomar la iniciativa, dotar de significado a los acontecimientos o comenzar a innovar. Es ilusorio creer que solo es posible liderar desde las alturas.

La distinción entre líderes y seguidores también es ficticia. Las personas que ocupan puestos operativos pueden liderar procesos de innovación y los líderes formales pueden seguir sus pasos. Líderes y directivos no son tipos de personas diferentes, puesto que ambos trabajan en pro de metas comunes para la empresa.

La urgencia no es condición indispensable para el cambio, pero una visión inspiradora del futuro sí que lo es, al igual que un compromiso inamovible con la mejora de uno mismo.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.