¿Es sostenible el futuro de la sanidad pública?

Artículo basado en resultados de investigación de Manel PeiróF. Xavier Mena & Francisco Longo

Los sistemas sanitarios universales han mejorado de forma significativa la vida de las personas, contribuyendo a reducir la desigualdad social. El derecho a estar protegido es una prestación universal que los ciudadanos españoles adquirieron a través de la Ley General de Sanidad de 1986, con la constitución formal del Sistema Nacional de Salud.

El Esade Institute for Healthcare Management y Antares Consulting han colaborado en un estudio para analizar si el sistema sanitario público español será sostenible en el futuro. Las conclusiones del estudio, Funding the gap: el futuro del sistema sanitario, allanan el camino a posibles mejoras.

El sistema sanitario universal español necesitará entre 30.000 y 50.000 millones de euros adicionales

"En los próximos años, el sistema sanitario universal español necesitará entre 30.000 y 50.000 millones de euros adicionales para sostenerse. En el peor de los casos, esto significará que será necesario duplicar la financiación pública destinada al gasto sanitario", predicen Manel Peiró, Francesc Xavier Mena y Francisco Longo, los autores del estudio.

Este dilema financiero plantea varias preguntas. ¿Será el gobierno español capaz de asumir este aumento del gasto? ¿Qué medidas deberán adoptarse para afrontar esta situación adecuadamente?

"Si tan solo analizamos este gasto desde una perspectiva financiera, la opinión general es que no podremos permitirnos estos costes sanitarios futuros. Sin embargo, se trata de una respuesta sesgada", señalan los autores. "Debemos analizar esta cuestión desde una perspectiva más global para comprender si nuestro sistema público podrá asumir este aumento del gasto".

Future of healthcare
Foto: Piron Guillaume/Unsplash

4 áreas clave para un futuro sostenible

Para allanar el camino a un sistema sanitario público sostenible, los autores argumentan que todos los actores implicados deben adoptar una visión más amplia que incluya las siguientes cuatro áreas clave:

  1. Una reflexión colectiva sobre las prioridades de gasto público y el porcentaje de producto interior bruto (PIB) que la sociedad está dispuesta a destinar a la sanidad.
  2. Una política fiscal eficaz que permita recaudar los impuestos necesarios para garantizar la sostenibilidad futura de la sanidad pública. Este aspecto es crucial, ya que actualmente España se enfrenta a un problema de falta de sostenibilidad fiscal.
  3. Un debate más profundo sobre el sistema de cobertura sanitaria que persiga medidas rentables en la cartera actual de servicios sanitarios ofrecidos a los ciudadanos.
  4. Mejora en la gestión de los costes derivados de los procesos sanitarios, un aspecto que se ha abordado y ha devenido esencial en los últimos años.

Fiscalidad: la clave de la sostenibilidad

Los resultados del estudio arrojan luz sobre las dificultades de financiación de la sanidad debido a los problemas de recaudación de impuestos. En Europa, los ingresos fiscales medios ascienden al 46,2 % del PIB, pero en España esta cifra es del 37,1 % (un 9,1 % por debajo de la media europea). Si el sistema español pudiera recaudar esta diferencia del 9,1 %, podría aportar 91.000 millones de euros adicionales en concepto de ingresos fiscales.

Además, los investigadores también argumentan que el sistema fiscal español es mucho menos eficiente que los de otros países europeos: "Cada año, España pierde entre 40.000 y 90.000 millones de euros en ingresos fiscales. Uno de los motivos de este problema es la evasión fiscal. En 2014, la asociación española Fedea calculó que la evasión fiscal en España había alcanzado los 40.000 millones de euros".

El gasto público en sanidad en 2025

¿A cuánto ascenderá el gasto público en sanidad en España en 2025? El estudio prevé dos posibles escenarios:

  • El primero, basado en previsiones de gasto y la tasa histórica de gasto sanitario, predice que los costes de la sanidad pública alcanzarán los 115.000 millones de euros en 2025. En otras palabras, el gasto sanitario se duplicará literalmente en los próximos años.
  • El segundo escenario, basado en un modelo de previsión de gasto de la Unión Europea y la OCDE, prevé un crecimiento desigual en las tasas de gasto sanitario. Según esta segunda predicción, el gasto en sanidad pública ascenderá a más de 97.000 millones de euros en 2025.

Ambos escenarios plantean un incremento de los costes sanitarios de entre 32.000 y 48.000 millones de euros. Si tenemos en cuenta que el gasto total en sanidad pública fue superior a 64.000 millones de euros en 2015, en 2025 este aumento podría traducirse en un gasto anual total de entre 97.000 millones y 113.000 millones de euros.

La diferencia de 16.000 millones entre los dos escenarios representa el coste de no hacer nada, es decir, las necesidades de financiación de gasto público asociadas a no dar los pasos necesarios para solucionar y gestionar con eficacia este incremento previsto de los costes públicos.

Los investigadores concluyen su estudio con dos preguntas abiertas: ¿El incremento del PIB de España y/o de los ingresos fiscales permitirá que el país financie estas necesidades? Si el coste de no hacer nada es invisible, ya que nunca dispondremos de dos gastos sanitarios para comparar la diferencia, ¿qué incentivos existen para actuar y mejorar las políticas públicas?

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.