¿Cómo sobreviven las personas en situaciones de opresión masiva?

Una historia de supervivencia en el gueto de Varsovia

Por Ignasi Martí Lanuza

¿Cómo sobrevive la gente al afrontar situaciones de opresión masiva? La impotencia, ¿crea espacios de supervivencia en los que las personas desarrollan maneras de mantener su estilo de vida a pesar de restricciones radicales en su libertad?

Nuestra investigación, publicada en la revista Organisation, intenta responder a estas preguntas a partir de testimonios vitales del gueto de Varsovia, el mayor gueto judío de la Europa ocupada por Alemania en la Segunda Guerra Mundial.

En la Alemania nazi, todos los guetos experimentaron un sufrimiento terrible: hambre, enfermedad y muerte. No obstante, pocos sufrieron más que el de Varsovia. En 1942, más de 265.000 judíos del gueto de Varsovia fueron transportados al campo de exterminio de Treblinka, donde fueron ejecutados.

La opresión acaecida en el Holocausto fue posible debido a un inmenso proceso de deshumanización

La opresión acaecida en el Holocausto, que aumentó de forma gradual y alcanzó niveles terribles, fue posible debido a un inmenso proceso de deshumanización. La vida de los judíos se volvió cada vez más dura, lo que creó confusión e hizo que la resistencia fuera prácticamente imposible.

Algunos relatos destacados y controvertidos del Holocausto indican que las reacciones de los judíos se caracterizaron por una falta casi absoluta de resistencia. ¿Por qué no hubo ningún tipo de resistencia cuando se deportó a 300.000 judíos de Varsovia?

Warsaw ghetto
El gueto de Varsovia (Foto: Franz Konrad)

¿Por qué los judíos permitieron que les condujeran como ovejas al matadero? ¿Por qué no sufrieron ni una baja los ejecutores?

Los guetos constituyeron un paso fundamental en el proceso de aumentar la opresión y el terror, que se caracterizó por la aniquilación de millones de personas. Al mismo tiempo, la actividad vital subyacente del gueto ilustra cómo fueron posibles distintos tipos de resistencia colectiva.

Un esfuerzo colectivo silencioso para sobrevivir

El consenso generalizado es que la gente en situación de aparente impotencia no es necesariamente apática, pero las investigaciones sugieren que la inacción es la respuesta más habitual a la opresión.

Sin embargo, nuestros resultados arrojan dudas sobre la idea de que la impotencia desemboca necesariamente en inacción política, y sugieren que la gente puede alterar las relaciones de poder a través de la organización específica de su supervivencia diaria.

Esta alteración no pone la estructura de poderes patas arriba. No obstante, demostramos que un proyecto colectivo de supervivencia puede permitir que la gente participe activamente en el acto de formar y nutrir sus propias relaciones sociales.

Al principio, los habitantes del gueto de Varsovia no intentaron cuestionar el poder de los nazis. En lugar de ello, iniciaron un proyecto vital paralelo que no estaba dirigido a derrotar a su poderoso enemigo, sino a recrear condiciones de vida aceptables en un mundo que había dejado de ser humano.

Supervivencia bajo una opresión severa

En nuestro trabajo analizamos cómo los habitantes del gueto contribuyeron a su propia supervivencia a través de acciones como la creación de escuelas, el contrabando y la distribución de alimentos, el establecimiento y mantenimiento de una prensa clandestina, y la creación de archivos históricos para generar una microsociedad en un contexto de opresión inimaginable.

El proceso de organización de la supervivencia en el gueto de Varsovia fue una "experiencia ética"; sus habitantes construyeron su respuesta a la opresión como un proyecto colectivo procedente de una demanda ética de acción política.

Nuestra investigación demuestra que la supervivencia bajo una opresión severa convierte a la gente impotente en personas activas que organizan su supervivencia a través de actividades cotidianas, creando una microsociedad dentro de un gueto que permite que la gente mantenga sus propias relaciones sociales a pesar de la presencia de fuerzas opresoras.

El proceso de organización de la supervivencia en el gueto de Varsovia fue una experiencia ética

La resistencia ética no está relacionada principalmente con hablar o silenciar, sino con actuar. En un contexto de opresión, si es posible hacer cosas concretas para la gente hay que pasar a la acción. Los habitantes del gueto decidieron actuar para los demás, en lugar de retraerse hacia una situación de invisibilidad y silencio anónimos.

El objetivo principal de este proceso de supervivencia colectiva no era enfrentarse directamente al poder, sino crear un espacio en las estructuras opresoras existentes en el que pudieran existir posibilidades concretas para hacer la vida mejor a través de actividades cotidianas, aunque fueran frágiles y precarias.

En este espacio, jugar, ir a la escuela, disfrutar de representaciones musicales y teatrales, y (de vez en cuando) disfrutar de una comida decente dio significado a la vida y permitió la supervivencia mental, a pesar de la opresión de un régimen que hizo todo lo que estuvo en su poder para reducir la vida a la mera existencia y suprimir estas actividades humanas.

Este artículo está basado en investigación conjunta entre Esade y Emlyon Business School.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.