La tecnología 'blockchain', una oportunidad para el sector inmobiliario

El sistema de bloque de cadenas puede ayudar a incrementar la seguridad jurídica de las transacciones inmobiliarias.

Lola Bardají

El blockchain, como es bien sabido, es una tecnología que permite realizar transacciones entre dos o más usuarios gracias a una red de ordenadores comunicados y entrelazados entre sí para la gestión segura de datos.

Esta tecnología se estructura sobre una base de datos no centralizada, sino esparcida, que se integra por bloques de información digital. Su funcionamiento permite que cada uno de estos bloques se enlace con el bloque inmediato anterior, formando cadenas –públicas o privadas– que se comparten por todos los participantes que tengan el correspondiente permiso mediante un sistema hash.

Una vez obtenida toda la información se almacena de forma segura y pasa a ser publicada. A partir de ese momento, no puede ser modificada y únicamente podrá visualizarse y verificarse por quien tenga el legitimado acceso. 

Muchos países han empezado a utilizar la tecnología blockchain en el ámbito inmobiliario

El sistema de bloque de cadenas ofrecido por la tecnología blockchain, sin duda, está teniendo múltiples aplicaciones, aunque en la actualidad, si bien se ha avanzado mucho en su uso, todavía no se puede hablar de un desarrollo completo. 

Uno de los sectores en los que esta tecnología parece que podría llegar a tener un encaje de futuro es el de las transacciones inmobiliarias y de tierras, así como su correspondiente registro.

De hecho, la utilización de esta tecnología blockchain ya se está trabajando desde los organismos encargados de la protección registral en numerosos países del mundo. La finalidad de incorporar esta tecnología a las transacciones inmobiliarias no puede ser, desde luego, pretender que por sí sola dote de seguridad jurídica a las mismas.

Ahora bien, sí que puede ayudar a los garantes de esa seguridad (notarios y registradores) a incrementarla y, fundamentalmente, a ganar eficacia y rapidez en todo el proceso. Prueba de ello es que el Colegio de Registradores de España ha empezado a trabajar en este camino y es pionero en esta revolución digital.

Pero son muchos los países que han empezado a utilizar la tecnología blockchain en el ámbito inmobiliario y, en alguno de ellos, ya se encuentra en un estadio de desarrollo muy avanzado.

En Japón, el gobierno está trabajando desde hace varios años en unificar todos los Registros de la Propiedad de las zonas urbanas, agrícolas y forestales en un único libro de contabilidad alimentado por tecnología de cadena de bloques. Según un informe de la referenciada publicación financiera Nikkei, Japón pretende consolidar todas las bases de datos inmobiliarias de que dispone el Gobierno en un único Registro de datos visible.

En el caso de Japón, la utilización de la tecnología blockchain se valora como una oportunidad para actualizar los Registros de la Propiedad, que en muchos casos llevan 50 años desactualizados tras la muerte del titular, así como poder ayudar a la venta y reurbanización de un creciente número de propiedades vacantes.

La tecnología blockchain puede ayudar a incrementar la seguridad jurídica de las transacciones inmobiliarias

Por su parte, en Suecia ya han pasado varias fases de implementación de una experiencia piloto utilizando un sistema de contabilidad distribuida en relación al Registro de bienes inmuebles. El Registro de la Propiedad de Suecia (Swedish Land Registry), en colaboración con la compañía Blockchain ChromaWay, lidera el proyecto para marcar cada propiedad con una huella digital única, de tal manera que sólo tenga que registrarse en papel su primera venta.

A partir de esa primera y única base documental, la cadena de bloques se encargaría de resguardar, verificar y modificar los datos de cada compra, haciendo el proceso mucho más fácil, rápido y económico, ya que desaparecen del proceso los intermediarios y la base documental.

En el Reino Unido, como parte de los compromisos adquiridos por el Gobierno en su agenda pública, el Registro de la Propiedad (HM Land Registry) lleva trabajando desde hace dos años en el ensayo de la denominada Digital Street, que pretende conseguir que se pueda modificar la titularidad de las propiedades de forma prácticamente instantánea. En definitiva, se persigue que el Registro opere de manera más eficiente y se centre en el cliente.

Los sistemas registrales son muy diferentes en unos países y otros, pero lo cierto es que parece que la tecnología blockchain ha venido para quedarse y puede ayudar a incrementar –no sustituir– la seguridad jurídica de las transacciones inmobiliarias a pesar de la opinión de los escépticos.

En el sistema registral español, desde luego, una posible y futura incorporación de esta tecnología a los registros deberá siempre respetar la calificación jurídica previa de los elementos (subjetivos y objetivos) que intervienen en la transacción. Podría realizarse en el llamado bloque génesis de la cadena.

Además, la utilización de esta tecnología no puede en ningún modo tener como consecuencia la evasión del pago de impuestos: debe emplearse de manera que garantice el cumplimiento de las obligaciones fiscales impuestas a las partes. 

Quizás este sea el punto más crítico de la tecnología blockchain: el servir de puerta abierta al blanqueo de dinero y evasión de capitales. 

Superados estos esenciales problemas, probablemente la tecnología blockchain revolucionará la economía mundial.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.