¿Cómo será la universidad del futuro?

Por Pere Condom-Vilà

Foto: Technion Institute of Technology

Hay un nuevo modelo cercano, bien visible, que está ya a la vuelta de la esquina y que sugiere algunos de los rasgos futuros de las instituciones académicas. Expongo este modelo en este artículo.

Las universidades referentes globales se han estructurado para forjar y generar personas emprendedoras. Hoy, un número cada vez mayor de esas universidades estimulan a sus estudiantes para que aporten soluciones a los problemas y necesidades de las personas, creando startups tecnológicas. Algunas de esas universidades referentes son, por ejemplo, el MIT o Stanford. También Tsinghua en China o Technion en Israel.

Recuerdo que Israel es conocido por ser una nación startup, por ser un segundo Silicon Valley. Allí, el Instituto de Tecnología Technion, esa institución de poco más de cien años de vida, ha tenido un gran protagonismo en la configuración de esa nación emprendedora y tecnológica.

La mitad de las empresas de Israel que cotizan en el mercado bursátil NASDAQ han sido creadas por estudiantes de Technion

Es una universidad líder mundial en investigación, transferencia de tecnología y creación de empresas y ha sido cuna de grandes emprendedores y de tecnologías clave. Israel es el tercer país del mundo, después de Estados Unidos y China, en número de empresas cotizando en el mercado bursátil NASDAQ. Tiene en esa bolsa más de 120 empresas activas. La mitad de ellas han sido creadas por estudiantes de Technion y tienen una valoración de unos treinta mil millones de dólares. De hecho, la oficina de transferencia de tecnología de Technion, llamada T3, busca a emprendedores de todo el mundo que quieran crear startups basadas en tecnologías desarrolladas y patentadas en Technion. T3 les otorga una licencia y les ayuda en el proceso de creación y desarrollo de la startup.

El campus principal de Technion se encuentra en Haifa, cerca de la frontera con el Líbano. Tiene también instalaciones en Tel-Aviv, en Nueva York y en China. En China, en 2016 firmó una colaboración con la Universidad Shantou para crear el Instituto de Tecnología de Israel Guangdong-Technion (GTIIT), destinado a 5.000 estudiantes y que sigue el mismo modelo de Technion Israel.

En Nueva York, Technion tiene un acuerdo con la Universidad Cornell para un campus conjunto de ingeniería de 2.500 estudiantes. Cornell es la universidad de la que salen el mayor número de doctores de Estados Unidos. Juntos, Cornell y Technion desarrollan programas formativos relacionados con la tecnología e impulsan la creación de startups. Una de las iniciativas es el Programa Postdoctoral Runway Startup, que ayuda a convertir tesis doctorales en empresas emergentes.

Cornell Startup Program
El Programa Postdoctoral Runway Startup ayuda a convertir tesis doctorales en empresas emergentes (Foto: Cornell Tech)

El Programa son tres cosas en una: escuela de gestión, investigación e incubación. El objetivo es que los estudiantes que han acabado el doctorado entren en el programa con su razonamiento investigador y salgan con una mentalidad emprendedora.

Por su parte, la Universidad Tsinghua, fundada en 1911 y ubicada en Pekín, es una de las mejores universidades del mundo en ingeniería y ciencias de la computación. Acoge a unos 48.000 estudiantes y tiene una plantilla de unas 7.600 personas. De ellas, 3.500 son académicos y el resto personal administrativo. Cada año, la universidad formaliza unas 400 patentes internacionales y ayuda a crear multitud de empresas a sus estudiantes.

Vayamos ahora a Boston. Allí el MIT puso en marcha su proyecto The Engine Accelerator, Inc. en octubre de 2016, con el objetivo de aportar soluciones a los retos más importantes de la sociedad. The Engine se focaliza en la deep tech, esa tecnología poderosa, profunda, como medio de solución a esos retos. Su foco está pues en áreas tecnológicas como Internet de las cosas, fabricación avanzada, biofarmacia, energía, materiales, robótica, software profundo, inteligencia artificial y realidad virtual.

MIT startup
Las fundadoras de Biobot Analytics, Mariana Matus y Newsha Ghaeli, en The Engine Accelerator (Foto: The Engine)

The Engine actúa como una aceleradora. Es un programa en el cual entran emprendedores o startups por un período limitado de tiempo. Se les ofrece formación, servicios y contactos para dar forma a sus ideas.

Pero The Engine es una aceleradora distinta a las usuales. Por varios motivos: el primero es que se enfoca a esa tecnología profunda, poderosa. El segundo es que lleva aparejado un enorme fondo de inversión, de 150 millones de dólares, 25 de los cuales fueron aportados por el mismo MIT. Finalmente, el tercer motivo es (para mí) el más importante y diferencial. The Engine involucra, en el soporte a los emprendedores y a las startups, a científicos y laboratorios del MIT y de otras instituciones investigadoras de la zona, Harvard, entre ellas.

The Engine Accelerator nació con el objetivo de aportar soluciones a los retos más importantes de la sociedad

Tiene acuerdos con entidades científicas y tecnológicas como el Centro de Soluciones a Nanoescala de Harvard, el Centro de Ciencia de Materiales del MIT o el Centro Swanson de Biotecnología del Instituto Koch. Esos centros y sus científicos ayudan a los emprendedores tecnológicos que entran a The Engine. Es una característica muy relevante, que sugiere mucho cara al futuro.

Vuelvo pues a la pregunta: ¿Qué será la universidad del futuro próximo? Ahora la respondo. Será una institución muy potente en ciencia (para lo que necesitará presupuestos públicos magnánimos), que impregna de esa ciencia y de tecnología (deep tech) a sus estudiantes, los relaciona con sus científicos y con la actividad investigadora que se realiza en sus laboratorios, les confiere un profundo deseo de crear soluciones a los problemas y necesidades de las personas y les ayuda a crear empresas emergentes para canalizar esas soluciones.

Esa es la referencia y cuanto antes caminemos hacia ese modelo, antes tendremos a nuestras universidades en el pelotón del liderazgo mundial. Una universidad de este tipo será de gran ayuda para superar crisis como la que estamos viviendo.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.