Una mirada profunda al mundo en el que vivimos y al mundo que heredarán nuestros hijos

TRANSCRIPCIÓN

Koldo Echebarria [Director general, Esade]: Javier Solana está, desde hace años, con nosotros en Esade, compartiendo su sabiduría y experiencia en responsabilidades internacionales. Tengo que decir que es un gran profesor; una persona capaz de compartir todo su conocimiento con nuestros alumnos. Hoy vamos a hablar con él de los retos que nos depara el futuro e intentaremos, a través de su sabiduría, entender mejor el mundo en el que vivimos y que heredarán nuestros hijos.

¿Se esperaba lo que estamos viviendo? ¿Se esperaba el fenómeno Trump o el Brexit? ¿Se esperaba el ascenso de la extrema derecha y las tensiones que estamos viviendo en materia de inmigración?

Javier Solana [Presidente, EsadeGeo]: Sabía que iba a producirse un cambio, pero no tan profundo y alejado de la dirección que yo esperaba. El siglo XXI empezó de una manera muy particular, con el drama del 11 de septiembre. Fue tan profundo que todavía estamos sufriendo sus consecuencias. Tres años después estalló una guerra insensata: la guerra de Irak. Fue una guerra que, además, se hizo sin el consenso de Naciones Unidas y que rompió países, sociedades y el mundo occidental.

Obama fue un momento de gran esperanza

Pero volviendo a la pregunta de si me esperaba a Trump, diría que no. Sabía que Estados Unidos estaba cambiando un poco. He conocido a muchos presidentes, a Bush padre, a Clinton, a Bush y a Obama. A Trump no lo conozco personalmente. Pero para mí, Obama fue un momento de gran esperanza. 

Koldo Echebarria: Hay quien dice que esa es la esperanza que genera también, en cierto modo, el fenómeno Trump, o que tiene algo que ver también con dicho fenómeno.

Javier Solana: Es posible. No hay que olvidar que es la primera vez que una persona de color ocupa ese cargo. El racismo americano es muy profundo. Creo que sí, que alguna herida psicológica dejó, pero no sé si suficiente para que Trump fuera el próximo presidente. Creo que Trump está más ligado a la crisis económica. Si me preguntaran cómo creo que va a ser la América post Trump, les diría que no lo sé, pero que lo que sí sé es que se parecerá muy poco a la América pre Trump. No se trata de un paréntesis.

La época de Trump deja algunas marcas muy claras

La época de Trump deja algunas marcas muy claras. La más importante, a mi juicio: las relaciones con China. En este periodo de tiempo, China ha adquirido una presencia mundial global. En términos de comercio, las relaciones se han vuelto a tensar. Creo que Estados Unidos hoy tiene una preocupación sobre China que no tenía tan claramente Obama. Y creo que es algo que va más allá de Trump. La relación entre China y Estados Unidos es fundamental.

Koldo Echebarria: Europa también es una preocupación grande. ¿Se esperaba el Brexit?

Javier Solana: No me esperaba el Brexit y diría que todavía no me lo creo. Pero, a mi juicio, la salida del Reino Unido genera problemas serios en la estructura europea. Ese punto raro, por llamarlo de alguna manera, que tenía el Reino Unido con las islas, etc., creo que contribuía a hacer una Europa más rica.

Koldo Echebarria: Creo que es una extraordinaria pérdida y que va a resentir el futuro de la Unión Europea. 

Javier Solana: Eso ya no se lo sé decir, porque a lo mejor resulta que la salida del Reino Unido, que era un socio con una cierta incomodidad para algunos, podría obligar a una mayor integración alrededor del Eurogrupo. Es algo que veo con gran simpatía y con esperanza de que vaya a ser una realidad.

La salida del Reino Unido podría obligar a una mayor integración alrededor del Eurogrupo

Koldo Echebarria: ¿Qué nos puede decir de los países que nos rodean? Siento que no tenemos la capacidad de enfrentar los desafíos que tienen. El mundo árabe, África... Países con los que si no conseguimos un acuerdo de desarrollo compartido y de largo plazo van a ser un foco muy difícil de tensión.

Javier Solana: La guerra de Siria, aunque no nos implicamos, ha sido un tema que ha afectado gravemente los valores fundamentales de Europa. Cuando llegaron dos millones de personas de Siria es porque estaban en guerra y venían a buscar la paz. Si hubiéramos conseguido la paz en Siria antes eso no hubiera sucedido o habría ocurrido de otra manera. No habríamos tenido esa crisis tan profunda que todavía sufrimos en Europa.

Koldo Echebarria: Y que ha tenido consecuencias políticas.

Javier Solana: Y que está vinculada también a la crisis económica y a la aparición de los populismos en Europa. Lo peor es que no se podían prever las consecuencias. En Siria estamos otra vez con Assad. Fuimos de Assad a Assad y en medio, el infierno.

Koldo Echebarria: Exacto, el infierno.

Javier Solana: Hay una falta de visión muy profunda.

Koldo Echebarria: Tiene que ver también con asumir un papel más realista de lo que somos y lo que podemos hacer, ¿no es cierto?

Javier Solana: Es cierto, debemos ser más realistas, pero también hay que ser un poco más osado. En mi experiencia vital, llegué a la Unión Europea en 1999 para encargarme de la seguridad. Venía de la OTAN y mi primera prioridad fue, sin duda, la continuidad de los Balcanes. Pienso que si no hubiésemos tenido la audacia –no quiero decir que fuera toda mía, pero una parte sí– de entrar en Bosnia sin tenerlo todo atado todavía seguiríamos en guerra sin haber resuelto nada. Algo de audacia hay que tener porque sin ella la inercia se afianza, sobre todo cuando tienes que llevar a cabo alguna audacia arriesgada que puede tener costes y fracasos serios. 

Hay que tener audacia porque sin ella la inercia se afianza

Pero en el caso de los Balcanes lo vi muy claro. Si no nos tirábamos a la piscina nunca lo habríamos resuelto. Y en mi experiencia, las veces que me he tirado a la piscina siempre he encontrado agua.

Koldo Echebarria: Recuerdo que una vez dijo que preferiría estar en un do tank en lugar de un think tank, algo que refleja su espíritu, su carácter y su trayectoria. Creo que estar en Esade le ha permitido conocer las expectativas de nuestros estudiantes y directivos.

Javier Solana: Estoy disfrutando mucho, soy muy feliz. Me gusta mucho enseñar. Fui un buen profesor de física. Siempre he tenido esa vocación de investigación, aunque era en ciencias puras. Estoy muy contento porque estoy siendo capaz de transmitir lo que vi de mi vida, corregido y aumentado por las partes buenas, sin exagerar ni decir mentiras. Sé explicar las cosas con un poco más de esperanza y, sobre todo, relacionándolas las unas con las otras.

Creo que entender la relación, comprender por qué pasa esto o sucedió aquello es algo que los estudiantes aprecian mucho. Y si además puedo decir que estuve allí es algo que los estudiantes valoran mucho porque se crea una relación entre el profesor y el alumno. Les encanta una cosa que hago a menudo, que es empezar la clase con un titular del Financial Times. Puede tratarse de un titular económico y a raíz de ese título surge algo...

Conocer el mundo y comprender los países es fundamental para poder hacer cualquier cosa en un mundo globalizado

Koldo Echebarria: Empiezan a conectar cosas...

Javier Solana: Empieza a darse lo que, a mi parecer, es más importante en la educación. Y también el sentimiento de que hoy estos alumnos a los que enseñamos tienen vocación de liderazgo. Necesitan conocer el mundo, saber que hay otro mundo que puede ser distinto, un mundo que ha sufrido mucho. China, por ejemplo, fue la primera potencia mundial y ahora vuelve a serlo. Conocer el mundo y comprender los países es fundamental para poder hacer cualquier cosa en un mundo globalizado. A mis alumnos se lo digo todos los días: habéis tenido mucha suerte y tenéis que devolver algo de lo que os han dado. Si queréis ser líderes, os tenéis que preparar para ser líderes que dan, no solo que reciben.

Koldo Echebarria: ¿Cómo podemos avanzar hacia un pacto social que implique un capitalismo responsable que involucre a las empresas?

Javier Solana: Creo que la manera más eficaz de avanzar sería a través del cambio climático. El cambio climático necesita de todos. La misión a largo plazo es fundamental ya que, sin ella, es muy difícil resolver el corto plazo. El corto plazo me parece terrible porque tenemos la obligación de hacer el mundo mejor. Y para ello hay que hacerlo un poquito mejor todos los días. No en todo, pero en alguna cosa, para que nos podamos ir a la cama sabiendo que hemos hecho algo bien.

Tenemos la obligación de hacer el mundo mejor

Una frase sobre la empresa que me gustó: la empresa ciudadana. Todavía no está muy bien definida, pero se trata de una empresa que, además de ganar dinero, se involucra en la sociedad como un actor, sola o acompañada. Esa visión de tener algo más allá del reparto de dividendos me parece que es algo que también el cambio climático nos va a obligar hacer.

Koldo Echebarria: Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría y también de la locura, la época de las creencias, pero también de la incredulidad, la era de la luz y de las tinieblas, la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Con estas memorables palabras comienza una de las novelas más famosas de la literatura universal: Historia de dos ciudades. Y también parece ser la crónica del tiempo en el que hoy vivimos.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.