¿Qué hospitales rinden mejor, los públicos o los privados?

Durante las últimas décadas, numerosos estudios han analizado las diferencias de rendimiento en el sector de la salud entre hospitales públicos y privados de todo el mundo.

Por Marc Esteve

Al prestar servicios de salud, ¿pueden los hospitales públicos superar los niveles de rendimiento de los privados o es más probable que sea a la inversa?

Uno de los argumentos a favor de que el sector privado ofrezca servicios públicos es que se podría aumentar su eficiencia. Pero existen pruebas contradictorias que no permiten confirmar con certeza si las organizaciones privadas del sector de la salud rinden mejor que sus homólogas públicas.

Esto plantea otra pregunta: si las organizaciones privadas que ofrecen servicios públicos pudieran reducir costes y aumentar la eficiencia, ¿qué ocurriría con las públicas?

En estudios anteriores sobre privatización se tiende a dar un puesto más elevado en la clasificación a los servicios públicos suministrados por organizaciones privadas, pero esta diferencia de rendimiento se ha atenuado en los últimos años.

Hospital público
Foto: Martha Dominguez de Gouveia/Unsplash

A pesar de que varios estudios demuestran que los hospitales públicos en Estados Unidos son menos eficientes que los privados, otras investigaciones cuestionan esta lógica y aportan pruebas de que los privados son los que tienden a ser menos eficientes.

En Europa, varios estudios muestran distintas tendencias. En Bélgica, por ejemplo, los hospitales públicos son de media más eficientes que los privados. En Alemania, algunos estudios muestran un patrón similar, pero otros revelan que no hay diferencias considerables en lo que respecta a la rentabilidad entre los dos tipos de hospitales.

Por otro lado, en Asia, los hospitales públicos cuentan con un coste por paciente más elevado que los privados, mientras que en Australia no existen diferencias significativas entre sectores.
 
Para arrojar luz a los numerosos resultados dispares, llevamos a cabo un análisis de los estudios sobre el sector de la salud en EE. UU., Alemania, Taiwán, Bélgica, España e Italia mediante el uso de datos de hospitales públicos y privados.
 
Comparamos las diferencias entre países en lo que se refiere a costes del servicio de salud y niveles de rendimiento. Nuestro objetivo era demostrar si las organizaciones públicas del sector de la salud funcionan mejor que las privadas o viceversa. Los resultados arrojan buenas noticias para los hospitales públicos.

Costes económicos y eficiencia, ¿quién gana?

Algunos expertos sugieren que como las organizaciones del sector público operan sin las presiones del mercado, no pueden beneficiarse de la información que el propio mercado ofrece para mejorar su rendimiento. En su lugar, dependen de la voluntad política y los cambios presupuestarios, aspectos que pueden limitar sus niveles de producción.

La prestación de servicios de salud es más económica si la suministra el sector público

A pesar de ello, nuestro análisis muestra un efecto genuino a favor de los hospitales del sector público. Hemos constatado que la prestación de servicios de salud es más económica si la suministra el sector público.

Los hospitales públicos superan a sus homólogos privados cuando el objetivo es reducir costes. Buenas noticias para los gobiernos y los contribuyentes: los servicios de salud pública son más económicos y suponen más ahorro.

Sin embargo, hay un aspecto secundario en el que los hospitales privados son mejores: el rendimiento productivo. Los resultados muestran que, en lo que respecta a la eficiencia técnica, el sector privado tiene un mejor rendimiento que el público.

Diferencias de rendimiento entre países

Cuando medimos el rendimiento de los servicios de salud por país, los resultados que muestran que los hospitales privados tienden a ser más eficientes no son válidos para Estados Unidos ni Alemania.
 
Todas nuestras estimaciones relativas a Estados Unidos muestran un mejor rendimiento de los hospitales públicos. Asimismo, nuestro análisis de los hospitales alemanes dio como resultado un patrón similar: los hospitales públicos de Alemania tienden a estar más asociados con un rendimiento mejor y, los privados, con uno peor.
 
Una posible explicación de estos resultados puede encontrarse en los niveles de rendimiento del sector público por país publicados en el Global competitiveness report del Foro Económico Mundial. Según este informe, Alemania y EE. UU. tienen una posición similar en la clasificación y se identifican entre los que cuentan con los sectores públicos con mejor rendimiento del mundo.
 
En cambio, Taiwán, y particularmente Bélgica, España e Italia (los cuatro países restantes de nuestro estudio) ocupan una posición muy inferior en lo que se refiere al rendimiento del sector público.
 
Nuestro análisis demuestra que la comparación del rendimiento público y privado requiere un marco más amplio que incluya varios factores de moderación más allá de si la propiedad es pública o privada. Solo si seguimos investigando sobre estos factores adicionales seremos capaces de distinguir cuándo y cómo las organizaciones privadas podrían resultar la mejor opción para la prestación de servicios de salud.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.