¿Los operadores privados aportan más valor a los servicios públicos?

Artículo basado en una investigación de Marc Esteve (Esade) y Germà Bel (Universidad de Barcelona)

Con frecuencia, se justifica la adjudicación de contratos de servicio público a empresas privadas por razones de rentabilidad. Pero un estudio realizado por los profesores Marc Esteve de Esade y Germà Bel de la Universidad de Barcelona ha revelado que esta situación no es tan clara, ni mucho menos.

Según el estudio, publicado en el International Public Management Journal, los datos empíricos no avalan la premisa de que las organizaciones privadas ofrezcan precios más bajos y mayores índices de eficiencia a la hora de prestar servicios públicos.

Para demostrar esta hipótesis, los autores analizaron los costes y la eficiencia de 61 hospitales públicos y privados. Observaron que, si bien algunas organizaciones hospitalarias del sector privado presentaban una mayor eficiencia, los costes eran menores si los servicios eran prestados por hospitales públicos.

Pero los investigadores señalan que el desempeño es un factor sectorial específico y que existen otros muchos factores relacionados con el entorno y con la organización a tener en cuenta. Y añaden que cualquier comparación entre el desempeño público y privado debe incluir diversos atenuantes, que impiden poder afirmar que un sector aporte más valor que el otro.

Private hospital
Los datos empíricos no avalan la premisa de que las organizaciones privadas ofrezcan precios más bajos al prestar servicios públicos (Foto: K. Blokhin)

Equiparar las reglas de juego del desempeño

"Uno de los principales motivos que explican por qué resulta tan difícil hacer comparaciones se debe a cómo se conceptualiza el término desempeño", señalan Esteve y Bel. "Según la literatura anterior sobre la materia, dentro del desempeño se incluyen la calidad, la eficiencia, la eficacia, la equidad, la probidad y la capacidad de respuesta a la hora de prestar el servicio público".

En aras de la claridad, a la hora de definir qué implica el desempeño, la investigación precedente se ha centrado en el ahorro de costes. Pero los estudios de costes de los servicios de abastecimiento de agua y de gestión de los residuos que han utilizado esta definición no han hallado diferencias claras en el ahorro de costes por el hecho de que la organización prestadora del servicio sea de titularidad pública o privada. En cambio, han identificado claras diferencias al comparar la gestión del agua y de los residuos sólidos, que han atribuido a las diferencias en la competencia del mercado en cada sector: alta en la gestión de los residuos sólidos, pero escasa en la gestión del agua de las ciudades.

Los servicios de salud son un sector especialmente interesante, puesto que están muy regulados y hay poco potencial para la competencia

Para llevar a cabo un análisis sobre una base más igualitaria, Esteve y Bel se centraron en el sector de los servicios de salud. "A la hora de analizar la relación entre titularidad y desempeño, los servicios de salud son un sector especialmente interesante, puesto que están muy regulados y hay poco potencial para la competencia", explican. "Ello es aplicable al sector de la salud a escala global; incluso en aquellos países, como en los Estados Unidos, donde hay múltiples organizaciones que ofrecen servicios sanitarios, no existe una competencia comercial real".

El argumento de la eficiencia

Un segundo gran argumento a favor de permitir la participación del sector privado en la prestación de servicios públicos es la idea de que contribuye a aumentar la eficiencia del servicio. Eso es, no se trata solo de que el servicio sea más barato, sino que también se argumenta que las organizaciones privadas proporcionan mejores resultados.

En el sector privado, los directivos y los propietarios tienen un incentivo económico directo para mejorar la eficiencia; no así las organizaciones públicas, en que los derechos patrimoniales no están vinculados con los salarios de los empleados.

public-versus-private-health-management

Este es un tema importante para abordar, puesto que los costes que soportan los usuarios y los gobiernos en los sectores altamente regulados no necesariamente se reflejan en la eficiencia productiva.

Los estudios precedentes han arrojado datos contradictorios sobre la incidencia de la titularidad en la eficiencia del servicio: la investigación de Esteve y Bel aborda esta inconsistencia. "Nuestro análisis identifica los factores que proporcionan unos resultados contradictorios en la literatura empírica, en relación con el coste de la prestación de servicios de salud a través de una organización pública o privada", señalan.

¿Público o privado?

Los resultados de este estudio ofrecen importantes revelaciones con relación a este enigma acerca del coste público frente al coste privado. Diversos estudios sobre hospitales de Alemania y de los Estados Unidos, dos países con unos sistemas sanitarios muy distintos, han demostrado que el desempeño de los hospitales privados en ambos países es inferior al de los públicos. Y los dos países se caracterizan por un mejor desempeño público que los hospitales de otros países.

Diversos estudios sobre hospitales de Alemania y de los Estados Unidos han demostrado que el desempeño de los hospitales privados en ambos países es inferior al de los públicos

En efecto, en todas las áreas analizadas, los hospitales públicos presentaban mejores resultados que los privados, incluso aquellos que no se guiaban por los criterios de rentabilidad económica. E incluso "distinguiendo entre los hospitales privados con ánimo de lucro y sin ánimo de lucro, sus resultados, comparados con los públicos, no varían", añaden los autores.

"Estos resultados no nos permiten afirmar que la titularidad tenga un efecto demostrado empíricamente sobre los costes y la eficiencia", prosiguen. "Ello significa que no existen diferencias sistemáticas entre la producción pública y la privada".

Y subrayan: "Merece la pena señalar, no obstante, que según nuestro análisis los hospitales públicos se desempeñan mejor que los privados. Habrá que seguir investigando para entender mejor si la titularidad incide realmente en el desempeño de la organización".

Los autores afirman que cualquier nuevo estudio debería analizar otras informaciones relacionadas con el desempeño para explorar más a fondo los efectos de la titularidad en los productos y los resultados de cada organización hospitalaria.

Su análisis evidencia que la distinción entre lo público y lo privado no apunta diferencias claras en el desempeño, como subrayan Esteve y Bel: "Más bien hemos de tomar en consideración toda una serie de características organizativas y contextuales para entender por qué se producen diferencias de desempeño entre sectores".

Para entender por qué se producen diferencias de desempeño entre sectores hay que tener en cuenta características organizativas y contextuales

"La gran mayoría de los estudios que comparan las organizaciones públicas con las privadas se han basado exclusivamente en su titularidad para distinguir entre las entidades públicas y las privadas", prosiguen.

"Nuestro análisis demuestra que cualquier comparación entre el desempeño público y el privado requiere adoptar un marco teórico más amplio, que incluya diversos factores moderadores. Solo desarrollando más estudios sobre estos factores moderadores de la titularidad y el desempeño organizativo seremos capaces de distinguir cuándo y cómo las organizaciones privadas tienen más posibilidades de ofrecer una mejor alternativa para la prestación de los servicios de salud".

Se trata, en definitiva, de "obtener lo mejor de cada ámbito: desarrollar unas formas organizativas que incrementen la eficiencia productiva del servicio, sin aumentar sus costes financieros".

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.