Registrarse

Industria 4.0: ¿Hay vida, más allá del 'manufacturing'?

Xavier Ferràs

“Industria 4.0” es un concepto nacido en el ámbito empresarial e institucional. Como resultado de su popularidad, ha sido foco de investigación académica desde 2011. La “Industria 4.0” es el resultado de la convergencia y uso de diferentes tecnologías digitales en sistemas productivos. Se refiere a un modelo digitalizado de fabricación cuyo objetivo es configurar “fábricas inteligentes”, pero no hay consenso sobre qué es exactamente la Industria 4.0, dónde están sus fronteras, qué dominios organizacionales comprende o qué tecnologías apoyan este modelo.

En términos prácticos, cualquier empresa que opere bajo un marco de Industria 4.0 está sujeta a un intenso cambio tecnológico. Por tanto, la Industria 4.0 debe entenderse como un concepto dinámico y en evolución, dado que la tecnología es un fenómeno evolutivo. Pese a su popularidad no hay, sin embargo, una definición clara en el mundo académico sobre qué es, exactamente, la “Industria 4.0”.

Desde la perspectiva académica, es necesario aclarar el término, comprender los factores subyacentes y conectar la Industria 4.0 con otras corrientes de investigación de gestión, como la transformación digital, la innovación abierta o el emprendimiento corporativo.

En la encrucijada entre la Industria 4.0 y estos campos, aparecen grandes oportunidades de investigación en management. Hace años que consultoras, escuelas de negocios y las grandes empresas tecnológicas anuncian la llegada de la Industria 4.0 como un modelo de integración de la tecnología digital en el entorno industrial. El modelo se expande tras la crisis de 2008, y fue ampliamente aceptado por practitioners (directivos y consultores), y utilizado por gobiernos que lo incluían en sus planes de recuperación económica y reindustrialización como paradigma válido para afrontar los nuevos tiempos post-crisis.

Cualquier empresa que opere bajo un marco de Industria 4.0 está sujeta a un intenso cambio tecnológico

A partir de 2011, momento en que se populariza el concepto en la emblemática Feria Industrial de Hannover, se incrementa notablemente el número de publicaciones académicas que hablan de Industria 4.0. Sin embargo, su definición desde la perspectiva académica es, como mínimo, ambigua. No hay en el mundo académico un consenso para definir un concepto práctico, nacido a partir de comisiones de trabajo surgidas en el seno de la industria manufacturera alemana para acelerar la integración de las tecnologías digitales en los procesos de producción.

En el modelo llamado “Industria 4.0” convergen tecnologías y métodos productivos de diferente naturaleza, que pretenden representar la inmersión total de los sistemas industriales en entornos totalmente sensorizados, digitalizados y sometidos a un rápido cambio tecnológico. Con ello, se culminaría un proceso de desarrollo industrial que empezaría con la primera revolución industrial (impulsada por la máquina de vapor, la fuerza hidráulica y el sector textil), seguiría con una segunda ola industrializadora a caballo de la electricidad y la producción en masa; un tercer modelo dotado de sistemas de control informatizado (con la llegada de los microprocesadores), hasta llegar al paradigma 4.0 de inmersión en sistemas digitales y de inteligencia de datos.

¿Pero qué alcance tiene este modelo y qué tecnologías implica? ¿A qué nos referimos, exactamente, cuando hablamos de “Industria 4.0”? ¿Qué conjunto de tecnologías la sostienen y qué ventajas competitivas genera?

El concepto de Industria 4.0 se acuñó inicialmente pensando en un modelo de producción digitalizada capaz de configurar “fábricas inteligentes” (capaces de operar de forma automatizada, tomando decisiones basadas en datos). Se inició con la incorporación de dos campos tecnológicos básicos: la Internet of Things (IoT) y los Cyber-physical systems (CPS) como tecnologías primarias del modelo. Pero en sucesivos artículos académicos e informes de consultoría, las bases tecnológicas de la Industria 4.0 se amplían a gran número de tecnologías: cloud computing, impresión 3D, realidad virtual, realidad aumentada, robótica avanzada, minado de datos y, más recientemente, inteligencia artificial.

Innovation-tips
Contenido relacionado: 10 consejos de innovación

La digitalización de los procesos permite, por primera vez en los sistemas industriales, competir a la vez en personalización, velocidad y coste. ¿Se limita el concepto al entorno de fábrica, o existe un modelo empresarial más allá del perímetro del manufacturing, que se pueda caracterizar como “Industria 4.0”?

La popularidad del concepto ha facilitado la migración de la idea mucho más allá del alcance estricto de una fábrica digitalizada y se ha convertido sinónimo de empresa inteligente, receptiva y competitiva. Consultores, directivos y responsables de política industrial enmarcan la Industria 4.0 dentro de las grandes transformaciones que se están produciendo en el mundo de los negocios, asociadas con otras megatendencias como la digitalización, la computación en la nube o la inteligencia artificial.

Se identifica la idea de Industria 4.0 como punto de destino de la transformación digital en la que se encuentra inmersa el tejido económico y que va más allá del ámbito de la producción, afectando a la gestión, la cultura, y la estrategia corporativa. Los directivos deben comprender mecanismos para la selección, implementación y explotación de nuevas tecnologías en un entorno que cambia rápidamente, y los factores facilitadores o bloqueadores de la transformación digital. Sin embargo, la literatura académica se detiene en el ámbito del manufacturing y de la gestión tecnológica.

Apenas hay artículos relevantes que estudien el concepto de Industria 4.0 desde una perspectiva estratégica

Según nuestra investigación, no hay apenas artículos relevantes que estudien el concepto desde una perspectiva estratégica. Tampoco que busquen vínculos conceptuales con las prácticas de gestión de la innovación, la innovación abierta, los ecosistemas de innovación o el emprendimiento corporativo. La relación de la Industria 4.0 con el concepto de “transformación digital” también es limitada en la literatura de investigación, a pesar de su proximidad conceptual.

Existe cierta evidencia de nuevos flujos de investigación que ya incorporan tecnologías más recientes en el modelo Industria 4.0, especialmente inteligencia artificial. Pero no impresión 3D, blockchain, 5G, reconocimiento facial, vehículos autónomos o computación cuántica, por hablar de algunos de los campos tecnológicos emergentes más relevantes. La Industria 4.0 nace de la necesidad de aprovechar las fuerzas del cambio tecnológico digital en los sistemas de producción.

Pero el concepto central no parece haber sido actualizado en la literatura de gestión con la llegada de las nuevas tecnologías, ni escalado al dominio de la dirección estratégica, pese a su uso práctico y estratégico real. Para que el concepto se consolide como un verdadero nuevo paradigma de gestión, dándole sentido estratégico y evitando que caiga en obsolescencia, sería necesario dotarlo de una perspectiva dinámica y vincularlo conceptualmente a la innovación, el emprendimiento y la dirección estratégica.

Serían necesarias nuevas líneas de investigación para comprender los fenómenos de exploración, absorción y explotación de nuevas tecnologías digitales en el contexto de la Industria 4.0. Deben aclararse las implicaciones sobre los recursos de la empresa y las condiciones organizativas de la Industria 4.0, y la naturaleza y los efectos de sus relaciones con el ecosistema tecnológico. La investigación adicional debería explorar la Industria 4.0 como un concepto estratégico completo, mucho más allá del dominio de la fabricación.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.