El compromiso de los líderes es clave para impulsar los factores ESG

Los ESG se han acabado popularizando gracias a empresas líderes que han visto en la sostenibilidad una forma de generar valor social a la vez que generan valor económico.

Equipo Do Better

Artículo de Fundación SERES.


La empresa de hoy no puede entenderse sin las tres siglas que han marcado la última década: (Enviromental, Social y Governance). Impulsados por factores como el interés de la comunidad financiera, la presión regulatoria, la demanda social y las expectativas cambiantes de los empleados, los criterios ESG se han consolidado como indicadores clave de la sostenibilidad y viabilidad a largo plazo de las empresas. 

Hablamos cada vez más de negocios responsables, de compañías que asumen su posición ante los retos sociales y medioambientales, de organizaciones que trabajan para conectar el progreso económico con el progreso social... Podemos decir que los ESG son mainstream gracias, en parte, a empresas líderes que han visto en la sostenibilidad una forma de generar valor social a la vez que generan valor económico. Empresas que han marcado el camino y han servido de inspiración para convertir esta forma de hacer empresa en la única posible.  

Integrar los factores ESG en la estrategia empresarial es una inversión en el éxito a largo plazo y una oportunidad para conectar mejor con todos los grupos de interés. Las empresas que adoptan este enfoque están mejor preparadas para enfrentar desafíos y anticipar cambios, se posicionan como agentes de cambio y líderes en su industria, son capaces de atraer y retener el mejor talento, ganan confianza y lealtad entre los consumidores, fortalecen su reputación, mejoraran el bienestar de las personas y las comunidades en las que operan y obtienen una ventaja competitiva en un mercado cada vez más consciente. 

Transformar la realidad empresarial requiere de todos y cada uno de nosotros, pero que los asuntos ESG sean nucleares y no periféricos en la estrategia y resultados de la compañía recae sobre sus máximos responsables. Los líderes tienen un papel extremadamente relevante para convertir el compromiso social empresarial en oportunidades dentro de las compañías. Son una pieza tractora en las empresas para apostar por nuevos modelos, empresas más comprometidas, que incluyen lo social dentro de su estrategia de negocio y que se preocupan por el impacto. Son, al fin y al cabo, quienes marcan la cultura corporativa y fijan los estándares de la organización, establecen las decisiones estratégicas y tienen capacidad para movilizar y empoderar a los empleados y contagiar su visión al resto de la organización.  

Depende de sus máximos responsables que los ESG sean nucleares en la estrategia de la organización

A lo largo de los últimos tres años, la Fundación SERES ha creado una red de líderes comprometidos, LíderesResponsables, que inspiran e impulsan el cambio en sus organizaciones. Un espacio que ha reunido a cerca de 80 directivos de las principales empresas españolas para debatir sobre el papel de la empresa y la alta dirección para una reconstrucción económica y social justa que no deja a nadie atrás. 

¿Qué liderazgos requerimos? 

Para Inés Bermejo, directora general de HP Iberia, los líderes actuales deben asumir un papel integrador, activo y comprometido, que fomente la creación de ecosistemas sostenibles y que implique a todos bajo un objetivo común. Reconocer que sus decisiones pueden tener un impacto significativo en los equipos, en los clientes, en los proveedores y en la sociedad. Un líder que valora y prioriza la gestión de la sostenibilidad y es capaz de adaptarla al negocio, incluso en entornos altamente competitivos. La clave radica en ejercer un liderazgo responsable que inspire y motive a todos en todas partes. 

El liderazgo responsable es un liderazgo auténtico, integrador, coherente, pero sobre todo transformador. Los líderes responsables tienen la capacidad de generar una visión estratégica basada en los ESG, una visión que es capaz de generar valor económico y al mismo tiempo generar valor social y valor medioambiental. Son líderes capaces de poner a sus activos más distintivos, sus competencias e innovación para desarrollar productos o servicios que son buenas respuestas a los retos que tenemos por delante. Es también un liderazgo que presta mucha atención a la transparencia y la rendición de cuentas, con voluntad y disposición para establecer una cultura de integridad y de responsabilidad. Un liderazgo con la capacidad de transformar a la compañía, internamente y generar transformaciones externas.  

El liderazgo para el ESG debe ser inclusivo y colaborativo

El CEO de NTT DATA España, Sergi Biosca, mostraba en una sesión del ciclo de conferencias Esade – Fundación SERES su convencimiento de que ninguna ecuación de valor va a ser ganadora si no incorpora la sostenibilidad. Más allá de la rentabilidad o el retorno, aparece un nuevo propósito que valoran profesionales, clientes, inversores, o reguladores por igual: tener un impacto positivo en las personas y en el planeta. Las empresas estamos formadas por personas e impactamos en personas. Y todos queremos sentirnos parte de una empresa que hace las cosas bien y está comprometida

Hablamos de convencimiento, de coherencia, de escucha, de ejemplo e inspiración. Pero este tipo de liderazgo debe ser también inclusivo y colaborativo. Los líderes deben ser capaces de fomentar la colaboración y la diversidad de perspectivas, reconociendo que la sostenibilidad no es una responsabilidad exclusiva de un departamento o individuo, sino de toda la organización. 

Medir y comunicar los ESG, claves del liderazgo responsable

Asun Soriano, CEO de ATREVIA en España, reconoce que los factores ESG están ya insertados en la agenda de la alta dirección de muchas empresas, en un cambio de paradigma formidable. En muchos casos desde la vocación, en tanto que las empresas son un actor económico y también social, y en otros desde la obligación y la presión regulatoria o reputacional, pero todos avanzando y sin posibilidad de marcha atrás.  

Los próximos años serán críticos para gestionar empresas bajo estrategias que ponen el foco en los factores ESG, pero especialmente en el impacto social. Medirlo y comunicarlo será fundamental. Metodologías como el Mapa SERES de Huella Social® de Fundación SERES nacen fruto de ese esfuerzo para medir y respaldar la relevancia de lo social. Una metodología de medición del impacto social de los proyectos económicos que permite tener una visión del impacto social de la actividad económica de una empresa en sus empleados, sus clientes, sus proveedores y las comunidades en las que opera y que ofrecerá mayores estándares en términos de conexión económica y social. 

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.