Cómo la racionalidad puede polarizar nuestras opiniones políticas

Una investigación explora cómo las personas forman ‘racionalmente’ su opinión sobre justicia racial, con importantes implicaciones para diseñar políticas que convenzan a personas de ideologías distintas.

Jonas De keersmaecker
Katharina Schmid
Namrata Goyal

La sociedad estadounidense es más diversa racialmente que nunca, pero las opiniones sobre qué ideología política es más efectiva están cada vez más polarizadas

Las ideologías políticas conservadoras se caracterizan por su deseo de mantener el orden social vigente y por tolerar las desigualdades sociales en el seno de una sociedad competitiva. Cuando este planteamiento se extrapola a las características raciales, se presta a sostener que obviar la etnia o el color de piel a la hora aplicar políticas públicas (‘política de ceguera racial’ o color blindness) se traduce en una sociedad más justa. Para las personas que están de acuerdo con este punto de vista, la política debe centrarse en desarrollar normas uniformes sin tener en cuenta cuestiones raciales, permitiendo que se compita en igualdad de condiciones. 

Por otro lado, la perspectiva ideológica multicultural consiste en creer que las diferencias raciales sí que importan, por lo que han de valorarse y debatirse abiertamente. 

Confrontar opiniones políticas 

Los defensores de ambos planteamientos sostienen que su enfoque es justo. Para los partidarios de aplicar la ceguera racial, si no se tiene en cuenta el color de piel, no se podrá utilizar para discriminar. Mientras tanto, los multiculturalistas alegan que, si aceptamos y reconocemos las diferencias y experiencias raciales, no podrán utilizarse para devaluar las opiniones de los grupos racializados. 

Las investigaciones indican que el enfoque de ceguera racial puede limitar los avances hacia una sociedad equitativa

Aunque, a primera vista, tanto la ceguera racial como el multiculturalismo proponen distintas vías para promover la igualdad entre grupos sociales, las investigaciones indican que el planteamiento de ceguera racial puede reforzar el orden social vigente, limitando así los avances hacia una sociedad equitativa. 

En EEUU, un país en el que la sociedad ha favorecido históricamente a los ciudadanos blancos, ¿qué hace que se apoye el enfoque de ceguera racial o el multicultural? ¿Prefieren los ciudadanos estadounidenses blancos que la sociedad haga caso omiso de las identidades raciales, o bien que las tenga en cuenta abiertamente? 

Para averiguarlo, Jonas De keersmaecker, Katharina Schmid y Namrata Goyal, de Esade, junto con el coautor Arne Roets (Universidad de Gante), analizaron el razonamiento que subyace tras el apoyo a cada una de estas perspectivas opuestas. Los resultados, publicados en la revista British Journal of Social Psychology, tienen implicaciones importantes para los responsables políticos. 

El impacto del pensamiento racional 

Antes de empezar el estudio, sus autores creían que revelarían un vínculo más sólido entre el conservadurismo y la preferencia por la ceguera racial en personas con niveles de racionalidad altos. Y que para las personas que se manifiestan como poco conservadoras, los mismos niveles de racionalidad altos harían que se decantasen por el multiculturalismo. 

El pensamiento racional lleva a decisiones que permiten alcanzar objetivos personales que reflejan la ideología

El razonamiento humano, apuntaban, consiste en un proceso dual de pensamiento intuitivo y racional. El pensamiento intuitivo es rápido, automático y no implica esfuerzo. El pensamiento racional es lento, intencionado y reflexivo.  

El proceso de pensamiento racional lleva a decisiones que permiten a las personas alcanzar objetivos personales que reflejan su ideología. Por lo tanto, para los estadounidenses blancos conservadores que quieren proteger el orden social vigente, la ‘opción racional’ sería preferir la ceguera racial respecto al multiculturalismo. Por el contrario, para los estadounidenses blancos progresistas que quieren el cambio social, la ‘opción racional’ sería el multiculturalismo. 

El razonamiento subyacente es que el pensamiento intuitivo, por sí solo, no es suficiente para reflejar completamente el verdadero significado de ambas perspectivas sobre la diversidad. De hecho, puede llevar a concluir que la ceguera racial y el multiculturalismo son medios diferentes para lograr el mismo objetivo: eliminar la discriminación por pertenecer a un colectivo.  

Los estudios realizados

Para demostrar esta hipótesis, el equipo de investigación llevó a cabo dos estudios, cada uno de ellos realizado con 500 ciudadanos estadounidenses blancos. Se midió el nivel de ideología conservadora y el nivel de racionalidad de los integrantes de ambos grupos de participantes. 

En el primer estudio, se les pidió a los participantes que leyeran dos opiniones que reflejaban puntos de vista distintos sobre la diversidad y que contaban con el respaldo de responsables políticos. A continuación, se les pidió que calificasen las opiniones según sus preferencias y se les asignó una puntuación que mostraba su preferencia por la ceguera racial o por el multiculturalismo. Por último, se evaluó su nivel de racionalidad mediante una ‘prueba de reflexión cognitiva’ diseñada para penalizar las respuestas basadas en la mera intuición. 

Tal y como se esperaba, el primer estudio reveló que la ideología prevé diferentes preferencias respecto a la ceguera racial y el multiculturalismo, especialmente en el caso de los participantes que tendían a dar respuestas basándose más en la racionalidad que en la intuición

Las posturas individuales sobre diversidad encajan con sus valores ideológicos y salen reforzadas al aplicar el pensamiento racional

Con el segundo estudio se pretendían reproducir estos resultados aplicando un enfoque metodológico distinto respecto a la racionalidad. Se propuso a la mitad de los participantes que considerasen los textos de forma reflexiva, y se les dio la instrucción específica de escribir lo que pensaban sobre el contenido de cada política. A la otra mitad de los participantes no se les pidió que escribieran. Además, todos los participantes realizaron una prueba de capacidad cognitiva o test de inteligencia. 

El segundo estudio volvió a revelar que la ideología predecía diferentes preferencias respecto a la ceguera racial y el multiculturalismo, y que esto sucedía especialmente en el caso de las personas que tenían más capacidades cognitivas y a las que, además, se les había pedido que reflexionasen sobre las políticas. 

La fuerza de la razón 

Los investigadores midieron el pensamiento racional en el estudio 1 y manipularon el pensamiento racional en el estudio 2, lo que les permitió evaluar de forma precisa si la relación entre la ceguera racial y el conservadurismo aumentaba al darse un proceso de pensamiento racional.  

Tal y como los investigadores habían predicho, las personas con niveles de conservadurismo más altos manifestaban preferencia por la ceguera racial, mientras que los participantes con niveles de conservadurismo más bajos se identificaban de forma más firme con el multiculturalismo. 

Las posturas de los individuos sobre la diversidad encajan con sus valores ideológicos fundamentales y se ven reforzadas cuando aplican el pensamiento racional a sus creencias

Apelar a ambas partes 

La investigación es de especial importancia para responsables políticos que, al intentar que los ciudadanos cambien de opinión para conseguir su respaldo a determinadas políticas, podrían no solo fracasar en el intento sino además provocar que se reafirmen en sus opiniones

Las actitudes polarizadas sobre las políticas orientadas a la izquierda o a la derecha no deberían considerarse irracionales, irreflexivas o resultado de una cognición perezosa. Asimismo, las llamadas a fomentar el pensamiento racional para conseguir que las personas cambien de opinión y apoyen una determinada política contraria pueden ser, en el mejor de los casos, infructuosas. En el peor, pueden hacer que la gente se atrinchere en su ideología.  

Las actitudes polarizadas sobre políticas orientadas a la izquierda o a la derecha no deberían considerarse irracionales

Una alternativa que podría ser mucho más eficaz consistiría en redefinir las políticas de forma que se ajusten más a la ideología de aquellas personas cuya aprobación se busca. 

En el caso de la ceguera racial en contraposición con el multiculturalismo, presentar el multiculturalismo como una herramienta para preservar los valores conservadores, así como de las culturas minoritarias, puede ser una propuesta más aceptable para la gente de derechas. 

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.