3 pilares clave de la transformación digital

Las empresas que quieran marcar la diferencia en procesos de transformación digital deben basar su estrategia en tres pilares clave: conocimiento tecnológico, rápida adopción de habilidades y cambio en las capacidades organizativas.

Artículo basado en resultados académicos de Marc Correa

Hoy en día, hablar de transformación digital es habitual en el mundo empresarial. Pese a formar parte de nuestro vocabulario, Marc Correa, profesor asociado en Esade, plantea una pregunta importante: ¿qué es realmente la transformación digital? Y es que cada artículo, cada estudio o cada ponencia arroja nuevos matices.

En los procesos de transformación digital, según Correa, uno de los factores que a menudo perjudican la obtención de resultados es poner demasiado foco en la vertiente tecnológica, relegando a un segundo plano otros factores importantes, como los aspectos sociales y organizativos.

Para potenciar la transformación digital en las empresas es necesario impulsar cambios que se articulen sobre tres pilares: conocimiento de la tecnología, rápida adopción de nuevas habilidades y cambio en las capacidades organizativas.

1. Conocimiento de la tecnología

La tecnología es el pilar clave para poder lanzar nuevos productos y mejorar la eficiencia en las empresas. "Los líderes deberían, obligatoriamente, estar familiarizados con las nuevas tecnologías, saber qué son y qué implican", afirma Correa.

"Tenemos que replantear la formación ejecutiva, que actualmente se suele centrar en las llamadas soft skills, y poner más foco en adquirir conocimientos tecnológicos que ayuden a los ejecutivos a liderar con éxito procesos de transformación digital".

La transformación digital es una inversión rentable. Un estudio de profesores del MIT demuestra que las empresas que tienen juntas directivas con conocimientos digitales obtienen mayores beneficios, en comparación a aquellas que no tienen experiencia en negocios digitales.

Las empresas que tienen juntas directivas con conocimientos digitales obtienen mayores beneficios

Los resultados del estudio también revelan que los consejos de administración que tienen al menos tres expertos digitales obtienen un aumento del 17 % en sus beneficios empresariales, en comparación a aquellos que tienen como máximo dos expertos. 

Las empresas con expertos digitales en sus juntas directivas también obtienen un incremento del 38 % en sus ventas, un aumento del 34 % en el retorno de la inversión y un incremento del 34 % en su capitalización de mercado.

Según Correa, esta escasa formación en nuevas tecnologías explicaría por qué solo un tercio de los esfuerzos en transformación digital realizados han sido exitosos. Es preocupante que el 70 % de las iniciativas de transformación digital no alcancen los resultados esperados, tal y como corrobora uno de los últimos informes de McKinsey. Esto implica que de los 1,3 trillones de dólares invertidos en mejoras tecnológicas durante el año pasado, 900 billones no lograron sus objetivos.

Solo un tercio de los esfuerzos en transformación digital realizados han sido exitosos

Dentro de esta nueva formación directiva hay que incluir a las tecnologías recogidas bajo el acrónimo DARQ. Es decir, formar sobre conceptos como las tecnologías de registro distribuido, en las que se incluye el blockchain, la inteligencia artificial, la realidad virtual, el extended reality, o las tecnologías inmersivas y el quantum computing, una nueva fórmula de programación.

2. Rápida adopción de habilidades

"El carácter exponencial de los cambios actuales está acortando los tiempos de aprendizaje, una consecuencia que supone un gran reto en el desarrollo de habilidades", afirma Correa. 

Aprender es un proceso lento; el desafío es alto. En 1993, Erikson y sus coautores publicaron un artículo en el que afirmaban que son necesarias 10.000 horas (o diez años) de aprendizaje intensivo y práctica para poder ser un experto en cualquier cosa. "Hoy en día, este concepto ya no es una opción", advierte Correa.

El carácter exponencial de los cambios actuales está acortando los tiempos de aprendizaje

“Los directivos tienen que ser capaces de adquirir habilidades de forma mucho más rápida si quieren tener éxito implementando procesos de transformación digital en sus organizaciones".

Pero, en este mercado tan cambiante, no solo los tiempos se ven modificados. La lista de habilidades también va mutando. Estudios recientes apuntan a un crecimiento en la demanda de habilidades como la agilidad, toma de decisiones arriesgadas, colaboración, adaptabilidad, creatividad, comunicación, influencia y mentalidad de crecimiento.

"Disponer de tecnología, pero no tener las habilidades necesarias para aprovechar todo su potencial es prácticamente lo mismo que no disponer de ella”, afirma. 

Existen modelos basados en la evidencia que demuestran cómo las organizaciones pueden acelerar sus procesos para adquirir nuevas habilidades. Estos modelos, como el mostrado en la siguiente tabla, han conseguido reducir el tiempo de adquisición de habilidades entre un 50 % y un 80 %.

6 conceptos clave para reducir el tiempo de adquisición de habilidades

Modelo de transformación digital
Modelo de aceleración de adquisición de habilidades en la empresa: 6 conceptos clave para reducir el tiempo de adquisición de habilidades de los trabajadores (Fuente: Attri, R. K. & Wu W.S. Asia Pacific Journal of Advanced Business & Social Studies, 2018).

3. Cambio en las capacidades organizativas

Finalmente, la transformación digital pasa, inexorablemente, por un cambio en la organización. Pero, para que éste sea real, efectivo y duradero, es necesario concebir la organización como un sistema donde todos los subsistemas estén conectados e interrelacionados. 

En este proceso, el rol de liderazgo cambia. “El líder pasa a ser el arquitecto del sistema, cuya función principal será diseñar y velar por el correcto diseño del mismo. Todos los subsistemas deberán estar alineados y empujar hacia la misma dirección”, argumenta Correa.

Sistema organizativo

Management empresa
Modelo organizativo elaborado a partir de la correspondencia personal entre Fred Emery y Joan Seix Salvat, Instituto Tavistock (Fuente: Esade).

Tampoco hay que olvidar que la cultura debe situarse en el centro del modelo organizativo. Esto implica que el subsistema cultural es el resultado de los demás subsistemas.

Aunque pueda parecer contradictorio, la cultura de una organización no se cambia tratando de modificarla, dado que ésta es consecuencia de los diferentes subsistemas que dan como resultado dicha cultura.

“Cuando se quiera llevar a cabo un proceso de cambio cultural, se deberán modificar cuantos más subsistemas mejor para que el resultado sea una cultura realmente diferente”, resume Correa.

En definitiva, el gran reto de la transformación digital es ser capaz de transformar la organización a partir de todos los beneficios y potencialidades que la tecnología aporta.

Esta transformación pasa, necesariamente, por diseñar un sistema que incorpore los siguientes aspectos clave:

  1. Estar al día de las últimas tecnologías (actuales y futuras) que sean relevantes para la organización. Los directivos tienen que ser competentes en el ámbito tecnológico, ya que las decisiones tecnológicas tendrán un impacto directo en los resultados financieros.

  2. Crear nuevos procesos que permitan la rápida adopción de habilidades para potenciar el valor que las tecnologías pueden aportar a la organización. Los tiempos exponenciales exigen establecer mecanismos que ayuden a las organizaciones a acelerar sus procesos de transformación digital.

  3. Construir nuevas estructuras organizativas que impulsen cambios sistémicos y culturales dirigidos a aumentar el éxito de las iniciativas de transformación digital. La adquisición de nuevas habilidades debería incorporarse en la cultura organizativa de las empresas y los procesos de cambio tendrían que ser coherentes con los diferentes subsistemas organizativos.

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.