La investigación en emprendimiento y su futuro en la creación de empresas

La comunidad académica del emprendimiento aspira a consolidar su propio campo de investigación adoptando un enfoque interdisciplinario.

Jan Brinckmann

Este artículo forma parte de la serie ‘Transformaciones Inspiradoras’, promovida por el Esade Entrepreneurship Institute con motivo de su 30.º aniversario.


La investigación en emprendimiento en el ámbito de la creación de empresas es un campo dinámico que evoluciona constantemente, al compás del entorno cambiante de los mercados, las prácticas comerciales y los avances técnicos. Como una nueva línea de investigación que se está expandiendo rápidamente, se ve influida e incluso impulsada por el desarrollo de otras áreas, como la estrategia y la dirección general, así como por la investigación sobre la cognición, la psicología, la sociología, la economía, las finanzas, la innovación o la gestión tecnológica.  

Sin embargo, la comunidad de estudiosos del emprendimiento aspira a consolidar su propio campo de investigación, más que limitarse a ser un mero contexto específico de otros dominios más consolidados. En el futuro, cabe esperar que el campo de estudios sobre el emprendimiento se vea influido por diversas disciplinas, en cuanto se vaya desplegando como tal y vaya madurando. 

A medida que la tecnología va evolucionando, la sostenibilidad y el impacto social adquieren más importancia, el análisis de datos y la IA resultan cada vez más esenciales, y la globalización reconfigura el panorama emprendedor, los investigadores se dedicarán a analizar un abanico más amplio de temas: 

Los avances tecnológicos  

El futuro del campo de estudios sobre el emprendimiento para la creación de empresas se verá influido, sin duda, por los rápidos avances tecnológicos. Las innovaciones en inteligencia artificial, blockchain e informática cuántica, por citar unas pocas, están reconfigurando la manera en que los emprendedores crean y redimensionan sus empresas (Schwab, 2016). Los investigadores tendrán que estudiar cómo están tecnologías impactarán en las estrategias de las start-ups, en sus modelos de negocio y en sus ventajas competitivas (Eisenmann, 2018). Además, los aspectos éticos y normativos de estos avances probablemente serán objeto de una amplia investigación (Moor, 2016). 

La sostenibilidad y el emprendimiento social  

La sostenibilidad y el emprendimiento social son áreas de investigación cada vez más importantes en el campo de la creación de empresas. A medida que las cuestiones sociales y medioambientales adquieren más protagonismo, los emprendedores se ven impulsados a desarrollar empresas que aborden estas cuestiones (Mair y Marti, 2006). La investigación futura ahondará en cómo la sostenibilidad y el impacto social influirán en los modelos de negocios, las fuentes de financiación y la métrica del desempeño (Dacin, Dacin y Tracey, 2011). Los estudiosos acaso también explorarán las posibilidades de colaboración entre gobiernos, ONG y creadores de empresas con el fin de abordar los desafíos mundiales (Austin, Stevenson y Wei-Skillern, 2006). 

El análisis de datos y la inteligencia artificial (IA) 

El análisis de datos y la inteligencia artificial están revolucionando la forma en que los emprendedores toman decisiones y gestionan sus empresas. La investigación en este ámbito estudiará cómo pueden las start-ups aprovechar los big data, el aprendizaje automático y el análisis predictivo para mejorar su toma de decisiones estratégica, el conocimiento de los clientes y la eficiencia de sus operaciones (Davenport y Harris, 2007). Las repercusiones éticas de utilizar la IA para la creación de empresas será también un tema de gran interés (Floridi, 2014). 

La globalización y el emprendimiento internacional  

El futuro de la investigación en emprendimiento hará hincapié en la globalización de la creación de empresas. El emprendimiento internacional adquirirá más protagonismo a medida que los investigadores analicen cómo pueden las start-ups acceder a los mercados globales, adaptarse a las diferencias culturales y abordar los problemas normativos (McDougall y Oviatt, 2000). Las cuestiones relacionadas con la internacionalización del capital riesgo, las colaboraciones transfronterizas y el impacto de los cambios geopolíticos serán también temas centrales de estudio (Chandra, Styles y Wilkinson, 2012). 

Los ecosistemas y las redes 

El concepto de exosistemas y redes emprendedores seguirá marcando la dirección de la investigación sobre creación de empresas. Los estudiosos examinarán cómo los emprendedores acceden a los recursos y los utilizan, incluyendo la mentoría, la financiación y el capital social (Spigel, 2017). La dinámica del desarrollo de ecosistemas, la gobernanza y el papel de los gobiernos en apoyo al emprendimiento serán puntos focales de las futuras investigaciones (Acs y Audretsch, 2010). 

Conclusión 

Para avanzar en el campo de la investigación en emprendimiento para la creación de empresas, los estudiantes deben adoptar un enfoque interdisciplinario, colaborar con los operadores y mantenerse receptivos a las necesidades cambiantes y a los desafíos de la comunidad emprendedora. De este modo, la investigación en emprendimiento podrá seguir aportando ideas valiosas y orientación tanto a los nuevos creadores de empresas como a los emprendedores ya consolidados a medida que van enfrentándose al panorama tan cambiante de oportunidades emprendedoras. 

Todo el contenido está disponible bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.